Viernes 28/11/14 SANTORAL:Acario, Catalina Labouré, Hilario, Mansueto, Papiniano, Quieta, Rufo, Santiago de la Marca, Sóstenes, Teodora, Teodoro, Valeriano
En circunstancias especiales, el hecho debe ser más rápido que el pensamiento. Hernán Cortés.(1485-1547); conquistador español
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Articulos de interés
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

Soluciones para el estrés

Cualquier proceso de adaptación psicológica se traduce en un exceso de hormonas cerebrales llamadas catecolaminas.
Este fenómeno, que resulta fácil de medir en un análisis de sangre, de orina o incluso en el cabello no es otra cosa que el estrés, o Síndrome de Adaptación al Cambio.
Insomnio, obsesión, fobias, dolores musculares...son síntomas claros de que nuestras pilas están a punto de agotarse.

Cada cosa a su tiempo.

Estar todo el día pensando en nuestros problemas es agotador. No hacerlo es vivir en un mundo imaginario. El término medio se encuentra en dedicar un tiempo (media hora ) todos los días a pensar en aquella cosas a las que debemos dar una solución. De esta forma conseguiremos dos objetivos: por un lado, el concentrarnos durante 30 minutos en intentar resolver nuestros asuntos exclusivamente, nuestra mente no estará pensando en cinco temas a la vez y la solución vendrá mucho más rápidamente. Por otra parte, el resto del día seremos libres para recapacitar sobre otros temas o sencillamente realizar nuestro trabajo o estudio de forma menos agobiante.

Aprenda a decir no.

A veces es muy difícil decir no... Es la base de muchos problemas psicológicos. Cuando uno no sabe decir "no", tiene que hacer cosas que no desea. Pierde parte de su individualidad y del respeto hacia uno mismo. Decir "no" no es ser agresivo, ni se pierde aceptación social por ello. Muchas personas piensan que negarse a hacer algo se les va a rechazar y eso les da miedo. En realidad, lo que ocurre es todo lo contrario.

Yoga movimiento por la paz

El Yoga apareció hace más de 6.000 años en la India. En este país, los yoghis tardan varios años en perfeccionar su técnica, pero una vez que lo consiguen 20 minutos a primera hora de la mañana le son suficientes para alcanzar la relajación. Combina una respiración profunda en la que se llenan los pulmones de abajo arriba (sin forzarlos), y comenzar con posturas sencillas -que se llaman asanas y existen por cientos- que se asemejan al desperezamiento de ciertos animales, son los pasos necesarios para iniciarse en esta técnica, cuya filosofía asegura que el estrés es una reacción del cuerpo a ciertas impresiones de la mente.

El masaje: curar con las manos.

El masaje estimula la circulación sanguínea estrechando y dilatando las venas, lo que provoca una mejoría del tejido conjuntivo, o lo que es lo mismo, una distensión muscular. Cuando alguien aquejado de estrés nota el contacto de las manos, el alivio es inmediato, porque el simple calor humano reduce tensiones y ansiedad en la mayoría de los casos.

Meditación, soñar despierto.

La meditación nada tiene que ver con las fuerzas paranormales o el esoterismo: se trata de conseguir un nivel de relajación tan alto que nos posibilite entrar en un estado de conciencia distinto a los que tenemos mientras estamos despiertos, dormidos o soñando. Al alcanzarlo, se ralentiza el metabolismo, el trabajo cardíaco y el ritmo respiratorio -apenas se consume oxígeno- al tiempo que aumenta la sincronía entre los dos hemisferios cerebrales.

Infusiones y dietas

El efecto terapéutico de las plantas basa su efectividad en la rapidez con la que las sustancias llegan a la sangre. Precisamente en ella es donde más alteraciones se producen cuando nos estresamos: Los leucocitos o glóbulos blancos encargados de generar anticuerpos disminuyen. La "pasiflora, la valeriana, la melisa y el espino blanco" son excelentes relajantes para echar en la tetera, mientras que el " eleuterococo y la salvia" producen efectos tonificantes, igualmente necesarios en cualquier tratamiento anti-estrés. También la alimentación es muy importante; carencias en el grupo B de vitaminas, de calcio y aminoácidos ocasionan situaciones crónicas de agotamiento. Una buena dieta de choque aporta un suspiro de tranquilidad. Por ejemplo un 60% de glúcidos (pastas, arroz, y patatas), un 20% de lípidos (básicamente aceites) y otros 20% de proteínas (cereales, legumbres, carne y pescado), pueden hacernos alcanzar el equilibrio ideal y reducir nuestro estrés.

Musicoterapia

En momento en que los nervios afloran se produce un brusco cambio de ritmos en los mecanismos de todo el cuerpo, y la musicología asegura poder arreglarlo. A través de su sentido del oído, el hombre puede decodificar sonidos, que vuelven a ajustar el organismo a su funcionamiento ideal. Algunos especialistas aseguran que la música de "Wagner" tenía efectos muy positivos sobre personas que sufrían de ansiedad o depresión, mientras que "Chopin" era ideal para conciliar el sueño. Huyendo de los compositores clásicos, los adeptos a esta terapia han encontrado varias combinaciones de sonido para alcanzar el equilibrio. La música instrumental contemporánea, la minimalista y sobre todo la música "New Age", que insertan diversos sonidos ancestrales y de la naturaleza, son las más habituales.

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar