En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Sábado 24/06/17 SANTORAL:Agilberto, Agoardo, Bartolomé, Ciriaco, Eros, Farnacio, Fausto, Fermín, Firmo, Gunardo, Iván, Longinos, Natividad de Juan Bautista, Orencio, Simplicio, Teodgaro, Teodulfo
Prefiero vivir un día en la tierra que cien años en la historia. Anónimo.
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

Agorafobia

La Agorafobia es la angustia de encontrarse en lugares o situaciones en las que puede ser difícil escaparse o bien puede resultar incómodo socialmente tener que marchar por miedo a perder el control de uno mismo.

A veces el miedo es que pueda aparecer una crisis de pánico por sorpresa. En general, este miedo se relaciona con lugares públicos, cerrados, incluso en el hogar, haciendo colas, etc. En otras ocasiones, el miedo es simplemente la anticipación de que pueda volver a producirse una crisis de pánico en un lugar donde previamente se sufrió una.

Es precisamente esa angustia la que ayuda a desarrollar un comportamiento de evitación que va limitando la movilidad en la vida cotidiana. En otros casos, esta limitación no es tan evidente debido a que el agorafóbico consigue trasladarse no sin sufrir en gran manera, o bien por el hecho de haber organizado en su entorno todo un dispositivo de acompañantes que le ayuden a superar su incapacidad para ir SOLO.

La mayoría de personas que sufren esta enfermedad no tienen una conciencia clara de que muchos de los síntomas que padecen, tanto de orden físico como psíquico, tienen todos ellos un nexo común. Algunas no perciben que este malestar puede ser algo denominado MIEDO.

A menudo, todos estos miedos se han desarrollado a partir de un episodio aislado al que denominamos CRISIS DE PÁNICO. En éste, la víctima de la crisis se siente de repente enfermo sin que exista un motivo aparente o inmediato.

En general, los síntomas más frecuentes suelen ser la percepción de un palpitar rápido y errático del corazón, una sensación de opresión en el pecho, el aire parece no llegar suficientemente a los pulmones y se establece una respiración rápida, descoordinada, que incrementa la sensación de ahogo y la impresión de que, de un momento a otro, la persona perderá el control de sí mismo.

También se puede llegar a pensar que la gravedad de lo que se está viviendo es la amenaza de una muerte inminente.

Durante la crisis pueden también aparecer nauseas, sudor intenso, sensaciones extrañas en la cabeza, hormigueo en manos y pies, molestias estomacales y también una desagradable sensación de inestabilidad que suelen interpretarse como crisis vertiginosa.

Éstos y otros síntomas se suelen interpretar por la mayoría de las víctimas del pánico como un trastorno físico y solicitan un examen médico después de esta primera experiencia o de otras subsiguientes.

En general, estos exámenes no suelen revelar ningún problema físico que explique la dramática situación vivida. Ante esta noticia, muchos pacientes siguen en la convicción de que sufren algo físico pero que no ha estado correctamente explorado o bien de que se les está ocultando una enfermedad fatal.

Ello acostumbra a ser el principio de una cadena de consultas interminables y de un creciente aislamiento del agorafóbico respecto de su entorno ya que no encuentra una salida a su trastorno ni comprensión alguna a su sufrimiento.

Tan frecuente es esta situación que varios estudios coinciden en señalar que existe una media de cinco años entre la aparición de las primeras crisis de pánico y la consulta a un psiquiatra. El nivel de gravedad, la evolución y las diferentes complicaciones que pueden conducir a este trastorno son muy diversas.

En cualquier caso, debe dejarse bien claro que para la gran mayoría de los casos existen tratamientos con un alto porcentaje de éxito.

La única manera de eliminar las limitaciones que produce el miedo es haciéndoles frente. Esta labor, sumamente difícil, para las personas que sufren agorafobia, puede resultar asumible si se les proporciona la supervisión técnica necesaria.

Criterios del DSM IV para el Diagnóstico de Agorafobia

  1. Aparición de ansiedad al encontrarse en lugares donde escapar puede ser difícil (o embarazoso) o donde, en el caso de aparecer una crisis de angustia inesperada más o menos relacionada con una situación, o bien síntomas similares a la angustia, puede no disponerse de ayuda. Los temores agorafóbicos suelen estar relacionados con un conjunto de situaciones características, entre las que se incluyen estar solo fuera de casa; mezclarse con la gente o hacer cola; pasar por un puente, o viajar en autobús, tren, automóvil.
  2. Estas situaciones se evitan (por ej. se limita el número de viajes) se resisten a costas de un malestar o ansiedad significativos por temor a que aparezca una crisis de angustia o síntomas similares a la angustia, o se hace indispensable la presencia de un conocido para soportarlas.
  3. Esta ansiedad o comportamiento de evitación no puede explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental como fobia social (por ej. evitación limitada a situaciones sociales por miedo a ruborizarse), fobia específica (por ej. evitación limitada a situaciones aisladas como los ascensores), trastornos obsesivos compulsivos (por ej. evitación de todo lo que pueda ensuciar en un individuo con ideas obsesivas de contaminación), trastornos por estrés post-traumático (por ej. evitación de estímulos relacionados con una situación altamente estresante o traumática) o trastorno de ansiedad por separación (por ej. evitación de abandonar el hogar o la familia).

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar