Martes 02/09/14 SANTORAL:Agrícola, Almaquio, Antolín, Brocardo, Concordio, Cosme, Cástor, Diómedes, Eleazar, Elpidio, Facundino, Felipe, Julián, Juventino, Licinio, Maine, Peregrino, Próspero, Raquel, Sofía, Teodoro, Teódota, Zenón
El hombre nada puede aprender sino en virtud de lo que ya sabe. Aristóteles.384-322 a. C.); filósofo griego.
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Articulos de interés
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

Un variado abanico de problemas psicológicos son los causantes de lo que se conoce como "trastornos de la personalidad", conductas que, sin ser una patología mental, limitan enormemente el equilibrio emocional de quienes los padecen

La causa exacta de los trastornos de personalidad no se conoce, sin embargo, se han planteado varias teorías que intentan explicarla. Los teóricos de la biología creen que la causa de los trastornos de la personalidad son trastornos cromosómicos o del sistema nervioso. Los teóricos de las ciencias sociales creen que los trastornos de la personalidad se originan en los comportamientos adquiridos y los teóricos psicodinámicos encuentran la explicación de las causas en las deficiencias en el desarrollo del ego.

Los trastornos de la personalidad se diferencian de las transformaciones de la personalidad por el momento y el modo de aparición. Son alteraciones del desarrollo que aparecen en la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez. No son secundarios a otros trastornos mentales o lesiones cerebrales, a pesar de que pueden preceder a otros trastornos o coexistir con ellos. Por el contrario, la transformación de la personalidad es adquirida, normalmente, durante la vida adulta, como consecuencia de situaciones estresantes graves o prolongadas, de privaciones ambientales extremas, de trastornos psiquiátricos graves o de lesiones o enfermedades cerebrales.

En las manifestaciones de las anomalías de la personalidad, las diferencias culturales o regionales son importantes, pero son aún escasos los conocimientos específicos en este área.

PAUTAS PARA EL DIAGNÓSTICO (CIE10)

Se requiere la presencia de una alteración de la personalidad no directamente atribuible a una lesión o enfermedad cerebral importante, o a otros trastornos psiquiátricos, que reúna las siguientes pautas:

  1. Actitudes y comportamiento marcadamente faltos de armonía, que afectan por lo general a varios aspectos de la personalidad, por ejemplo, a la afectividad, a la excitabilidad, al control de los impulsos, a las formas de percibir y de pensar y al estilo de relacionarse con los demás.
  2. La forma de comportamiento anormal es duradera, de larga evolución y no se limita a episodios concretos de enfermedad mental.
  3. La forma de comportamiento anormal es generalizada y claramente desadaptativa para un conjunto amplio de situaciones individuales y sociales.
  4. Las manifestaciones anteriores aparecen siempre durante la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez.
  5. El trastorno conlleva un considerable malestar personal, aunque éste puede también aparecer sólo en etapas avanzadas de su evolución.
  6. El trastorno se acompaña, por lo general aunque no siempre, de un deterioro significativo del rendimiento profesional y social.

Para diagnosticar la mayoría de los tipos citados más abajo, se requiere a menudo la presencia de al menos tres de los rasgos o formas de comportamiento que aparecen en su descripción.

A continuación describimos algunos de los tipos de trastornos de personalidad y sus características:

  • Antisocial
  • Dependiente
  • Esquizoide
  • Histriónico
  • Limítrofe (borderline)
  • Narcisista
  • Paranoide
  • Trastorno por evitación

TIPOS DE PERSONALIDAD

ANTISOCIAL

Más allá del mal. La principal característica de este tipo de conducta es, ante todo, la violación de las normas, primero en el hogar y en la escuela, para posteriormente reflejarse en otras áreas de la convivencia social. Uno de los rasgos típicos de estas personas es actuar por las apetencias en el momento presente sin tener en cuenta las consecuencias, la ausencia de conciencia y de sentido de la responsabilidad, además de pobreza sentimental.

En su desarrollo influyen factores ambientales y genéticos, así como privación afectiva.

Causas, incidencia y factores de riesgo: La causa de este trastorno es desconocida, pero algunos factores genéticos o biológicos pueden jugar un papel importante. La incidencia de la personalidad antisocial es más alta en las personas que tienen un padre biológico antisocial. Aunque el diagnóstico se limita a personas mayores de 18 años, siempre existen antecedentes de comportamiento antisocial antes de la edad de 15 años, como mentiras repetitivas, vagancia, delincuencia y abuso de drogas.

En la edad adulta, se presentan rasgos de conducta ilícita como irresponsabilidad en el trabajo y en la familia, conducta personal temeraria, promiscuidad, imposibilidad de sostener relaciones duraderas, conducta agresiva y ausencia de ansiedad o emoción en situaciones que lo justifiquen. Además, estas personas desarrollan y utilizan hábilmente el encanto y el talento superficiales para sus propios fines. Este trastorno tiende a presentarse con más frecuencia en los hombres y en personas cuyo modelo predominante tenía características antisociales.

Tratamiento: El tratamiento efectivo del comportamiento y la personalidad antisocial es limitado, pero es de gran ayuda participar en una psicoterapia de grupo. Si la persona logra desarrollar un sentido de confianza, la psicoterapia individual o la terapia cognoscitiva del comportamiento pueden ser benéficas.

Expectativas (pronóstico): El resultado es generalmente deficiente.

Complicaciones:

  • encarcelamiento frecuente por comportamiento ilícito
  • alcoholismo
  • abuso de drogas

Situaciones que requieren asistencia médica: Se debe buscar asistencia médica o de un profesional en salud mental, si la persona presenta síntomas del trastorno de personalidad antisocial, o si el niño presenta comportamientos que indican el riesgo de desarrollar este trastorno.

DEPENDIENTE

!Quiéreme mucho!. El problema de las personas que sufren este tipo de trastorno de la personalidad, es que necesitan continuamente la aprobación de los demás para llevar a cabo cualquiera de sus proyectos. Tienen una necesidad excesiva de que se ocupen de ellos, lo que suele generar un comportamiento de sumisión y adhesión porque temen separarse demasiado del ambiente en que se encuentran protegidos. Son inseguros y aceptan depender de los demás y que éstos (cónyuge, familia, amigos, etc.), tomen todas las decisiones importantes, en suma, que les manejen la vida. Esta dependencia hace que no se atrevan a mostrar opiniones contrarias ante los demás, por miedo a que eso suponga un problema.

Causas, incidencia y factores de riesgo: La causa de este trastorno es desconocida. No parece haber factores biológicos. El trastorno suele aparecer al principio o a mediados de la edad adulta. Las personas que sufren de este trastorno no confían en su propia capacidad para tomar decisiones y creen que las ideas de los demás son mejores. Pueden sentirse desoladas por la separación o la pérdida de un ser querido y pueden estar dispuestos a cualquier cosa, incluso sufrir abusos, con tal de mantener la relación.

Tratamiento: No hay un tratamiento específico para este trastorno. La psicoterapia puede ayudar a las personas a que gradualmente tomen decisiones que afectan sus propias vidas.

Expectativas (pronóstico): Las mejorías suelen verse sólo con terapias o tratamientos a largo plazo.

Complicaciones:

  • puede sufrir de depresión
  • puede haber abuso de alcohol o drogas

Situaciones que requieren asistencia médica: Se debe consultar a un médico si la persona cree tener síntomas de un trastorno de personalidad dependiente. Se debe buscar asistencia médica si la persona no puede tomar decisiones por sí misma, si decide permanecer en una relación abusiva por su miedo a estar sola o si hay consumo de drogas o de alcohol para evitar las responsabilidades y la toma de decisiones.

ESQUIZOIDE

Solitarios empedernidos. Contemplar un autorretrato de Van Gogh es una buena forma de contemplar el rostro de una personalidad típicamente esquizoide. Este tipo de personas poseen un carácter frío y distante sentimentalmente. Cuentan con pocas amistades, generalmente, familiares muy cercanos. Algunos tienen una sensación de "fuerza interna", de clarividencia, que los lleva a actuar como mediums, adivinos o futurólogos. Asimismo, se decantan por actividades o trabajos que no impliquen el contacto con otras personas.

Causas, incidencia y factores de riesgo: Las personas con trastornos de personalidad tipo esquizoide no sufren de esquizofrenia y están conscientes de la realidad, pero no son capaces de relacionarse con otras personas y tienden a recluirse, pueden no casarse o vivir con sus padres (aún siendo adultos). El trastorno por lo general se inicia a principios de la edad adulta.

Tratamiento: Las personas con este trastorno rara vez buscan tratamiento, el cuál es difícil dada la resistencia a cualquier tipo de relación con un profesional de la salud.

Expectativas (pronóstico): Las personas con este trastorno tienden a ser capaces de funcionar en su vida diaria, pero no desarrollan relaciones significativas con los demás.

Complicaciones: La ausencia de interacción social es la más importante.

Situaciones que requieren asistencia médica: Debe acudirse al médico si se requiere ser referido a un profesional de la salud mental.

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar