Lunes 28/07/14 SANTORAL:Acacio, Botvido, Catalina Tomás, Celso, David, Eustasio, Furadrán, Inocencio I, Lucido, Nazario, Peregrino, Raimundo, Víctor I
La esperanza es un estimulo vital muy superior a la suerte. Friedrich Wilhelm Nietzsche.(1844-1900) Filósofo alemán
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Articulos de interés
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD 2ª

HISTRIÓNICO

Una máscara de por vida. En perpetuo estado de histeria. Así puede resumirse el carácter de un histriónico. Su patrón de comportamiento se caracteriza por poseer una emotividad excesiva y por demandar continuamente la atención de los demás. Cuando no lo consiguen, se sienten incómodos y despreciados. Esta actitud provoca un exacerbado narcisismo que se traduce en un obsesivo cuidado por su apariencia y una desmesurada ausencia de rigurosidad a la hora de evaluar las acciones de los que les rodean. Hacen amistades fácilmente, pero se convierten en posesivos y exigentes.

Causas, incidencia y factores de riesgo: La causa de este trastorno es todavía desconocida. Sin embargo, se ha determinado que los rasgos aprendidos y heredados pueden jugar algún papel en su aparición. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres y quienes lo padecen generalmente están en la capacidad de funcionar en un alto nivel y son exitosos tanto social como laboralmente. Es posible que acudan en búsqueda de tratamiento para la depresión cuando sus relaciones románticas finalizan. Además aquellos que sufren de este trastorno no son capaces de entender su propia situación, dado que olvidan o reprimen con facilidad sus experiencias desagradables y generalmente culpan a otras personas de sus fracasos o decepciones.

Tratamiento: La terapia se centra en el tratamiento de la depresión causada por la disolución de relaciones sentimentales. Los antidepresivos, generalmente generan una buena respuesta y la psicoterapia ayuda a tratar la enfermedad subyacente.

Expectativas (pronóstico): Esta enfermedad generalmente no afecta la capacidad funcional del paciente.

Complicaciones: Puede afectar las relaciones sociales o sentimentales del paciente.

Situaciones que requieren asistencia médica: Si se presentan síntomas sugestivos de este trastorno, especialmente si comienza a afectar las relaciones interpersonales.

LIMÍTROFE (Borderline)

Las personas que tienen este trastorno presentan inestabilidad en la percepción de sí mismas y tienen dificultad para mantener relaciones estables. Los estados de ánimo también pueden ser inconstantes, pero jamás neutros, y su sentido de la realidad siempre se percibe en "blanco y negro". Las personas que tienen personalidad limítrofe a menudo creen que los cuidados que recibieron durante la infancia fueron insuficientes y, por consiguiente, buscan incesantemente más atención de los demás en su etapa adulta. Esto lo pueden lograr manipulando a los demás, lo cual a menudo los deja sintiéndose vacíos, enojados y abandonados, sensación que puede llevarlos a un comportamiento desesperado e impulsivo.

Causas, incidencia y factores de riesgo: La causa exacta del trastorno de personalidad limítrofe es desconocida. No obstante, existen varias hipótesis psicológicas basadas en factores biológicos, sociales y psicológicos para la comprensión de las personas que padecen este trastorno.

La persona que padece este trastorno se comporta de manera impulsiva en áreas que tienen un potencial de autodestrucción. Las relaciones con los demás son intensas e inestables, la persona hace esfuerzos desesperados para evitar el abandono imaginario o real de los demás y también expresa inestabilidad en el estado de ánimo e ira no motivada. Asimismo, puede tener problemas de identidad relacionados con su autoimagen, con los objetivos a largo plazo, la elección de su carrera, la orientación sexual, la elección de sus amigos y los valores.

La persona con este trastorno tiende a ver las cosas en términos extremos: o todo es muy bueno o todo es muy malo. Se cree víctima de las circunstancias y tiene poca responsabilidad de sí mismo y de sus problemas. Los factores de riesgo son, entre otros: el abandono durante la infancia y la adolescencia, el abuso sexual, la desintegración familiar y una comunicación deficiente en la familia. Este trastorno se asocia, a menudo, con los trastornos de personalidad esquizotípicos, histriónicos, narcisistas y antisociales y tiende a presentarse más en las mujeres.

Tratamiento: Las personas con personalidad limítrofe tienden a no cumplir con los delineamientos del tratamiento. Sin embargo, la terapia puede ser de ayuda en algunos casos.

La conducta autodestructiva se puede modificar estableciendo relaciones con compañeros en ambientes terapéuticos y sociales. El refuerzo de un comportamiento adecuado por parte de los compañeros puede ser positivo porque las dificultades con la autoridad obstaculizan, a menudo, el aprendizaje. Además, la terapia de grupo puede ayudar a modificar conductas impulsivas, puesto que la presión del grupo puede contener el comportamiento temerario.

La terapia con medicamentos incluye el uso de estabilizadores del estado de ánimo como el litio y la carbamazepina, los antidepresivos y los neurolépticos en dosis bajas cuando se presentan rasgos maníacos o psicóticos.

Expectativas (pronóstico): El trastorno de personalidad limítrofe tiene un pronóstico malo, ya que es frecuente la falta de compromiso con el tratamiento. Sin embargo, las personas con este trastorno que alcanzan los 30 años de edad y aún conservan el juicio, pueden mejorar su condición.

Complicaciones:

  • abuso de drogas
  • intentos de suicidio
  • trastornos en la alimentación
  • depresión

Situaciones que requieren asistencia médica: Se debe ir a la sala de emergencias si la persona desea lastimarse a sí mismo o está abusando de drogas o alimentos.

NARCISISTA

El centro del universo. Aunque a primera vista puede despistar, se diferencia del histriónico en la medida que no busca la atención de los demás, sino la admiración de los que le rodean. Tienen un concepto hipervalorado de sí mismo. Poseen fantasías de "talentos", de cualidades y de éxito, y el empeño de que los demás las acepten como reales. Su autoestima está tan por encima del bien y del mal, que las personas que padecen este trastorno acaban siendo rechazadas por su círculo de amistades más cercano, lo que potencia más, si cabe, su elevado concepto de sí mismo.

Causas, incidencia y factores de riesgo: Se desconoce la causa de este trastorno, pero una teoría propone que los padres de las personas que desarrollan este trastorno necesitaban que su hijo fuese talentoso o especial para mantener su propia autoestima. Este trastorno generalmente aparece al comienzo de la edad adulta. Las personas narcisistas son incapaces de percibirse a sí mismos y a otros de la manera como son realmente. Frecuentemente, ellos se sienten con derecho a recibir un tratamiento especial por parte de otros y pueden tornarse exigentes, irritados y fácilmente ofendidos.

Tratamiento: No existe cura conocida para este trastorno. Sin embargo, la psicoterapia puede ayudar a la persona a relacionarse con otros de forma más positiva y gratificante.

Expectativas (pronóstico): El resultado varía con la severidad del trastorno.

Complicaciones:

  • puede interferir en la relaciones con otras personas
  • uso de alcohol o abuso de drogas

Situaciones que requieren asistencia médica: Se debe consultar al médico o al especialista en salud mental si los síntomas del trastorno de personalidad narcisista están interfiriendo en las relaciones con otras personas o si se desarrolla uso de alcohol o abuso de drogas.

PARANOIDE

Desconfiados natos. Este trastorno, que afecta al 0,5% de la población, mantiene en perpetua actitud de defensa a las personas que lo padecen. Los rasgos más significativos son la desconfianza, la suspicacia, no aceptan las críticas, creen tener siempre la razón y que la culpa es de los demás y experimentan una tendencia a los celos patológicos. Son personas orgullosas, frías y que manifiestan escasas muestras de ternura. Para las personas con personalidad paranoide, olvidar una afrenta o un problema con otra persona se convierte en una "misión imposible".

Causas, incidencia y factores de riesgo: La personas con un trastorno de personalidad paranoica tienen desconfianza de otras personas y usualmente son incapaces de admitir sus propios sentimientos negativos hacia los otros, pero no pierden el contacto con la realidad. La causa de este trastorno es desconocida, pero su incidencia parece aumentar en familias donde hay un miembro esquizofrénico.

Tratamiento: El tratamiento es difícil debido a que las características de estas personas hacen difícil establecer una relación profesional. El médico debe respetar la distancia interpersonal y evitar estar a la defensiva o hacer bromas.

Expectativas (pronóstico): El diagnóstico es malo, ya que las personas con este trastorno tienden a resistirse al tratamiento.

Complicaciones: Evitar a las personas

Situaciones que requieren asistencia médica: Se debe buscar asistencia médica y psicológica en caso de que la actitud de desconfianza esté interfiriendo con el trabajo o las relaciones interpersonales.

TRASTORNO POR EVITACIÓN

Sensibilidad a flor de piel. El principal problema de las personas que padecen este trastorno es una "actitud hipersensitiva" que les hace sufrir con cualquier crítica, rechazo o ridículo, y que les impide, por ejemplo, hablar en público, bailar o iniciar amistades. Son muy autocríticos y se ven a sí mismos como socialmente ineptos, lo que les genera inseguridad a la hora de entablar relaciones sociales. Antes de llevar a cabo cualquier acción o decisión ya prevén su desenlace negativo, un sentimiento que les genera una importante carga de angustia.

Causas, incidencia y factores de riesgo: Las personas con trastornos de personalidad evasiva establecen relaciones con los demás, únicamente si creen que no van a ser rechazados, ya que están muy preocupados por sus propios defectos. Para ellos, la pérdida y el rechazo son tan dolorosos que prefieren la soledad, a afrontar el riesgo que implica establecer una relación.

Tratamiento: Una persona que presenta este trastorno puede eliminar algunas de las defensas incapacitantes si logra formar una relación positiva con un profesional de la salud. Sin embargo, la probabilidad de buscar tratamiento es remota en personas que presenten este trastorno.

Expectativas (pronóstico): Las personas con este trastorno poseen cierta habilidad para relacionarse con los demás de manera apropiada.

Complicaciones: Una persona con este trastorno puede llegar a resignarse a una vida caracterizada por la soledad.

Situaciones que requieren asistencia médica: Se debe buscar asistencia médica si la timidez impide un desempeño apropiado en la vida y si se requiere el 100% de aceptación y aprobación al establecer relaciones con los demás u otras actividades.

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar