En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Miércoles 22/02/17 SANTORAL:Abilio, Aristión, Eugenio, La cátedra de San Pedro, Macario, Margarita de Cortona, Papías, Pascasio, Rainiero
Tributa tu admiración a las montañas, pero quédate en el llano; pondera el mar, pero mantente en la ribera. John Florio.(c.1553-1625); escritor y filólogo inglés
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

VIOLENCIA FAMILIAR Y MALOS TRATOS

Yo no soy celoso…pero no entiendes que eres ¡MIA, MIA, MIA!

TESIS
Guía de Isora, a 12 de Marzo del 2000

Actualmente es Muy difícil leer cualquier periódico, oír una emisora de radio o ver algún canal de televisión, donde no se mencionen Denuncias por Malos Tratos.

¿QUÉ SON LOS MALOS TRATOS?

Los Malos Tratos son daños físicos y psicológicos de una persona agresiva hacia su pareja o sus hijos.

Es decir, que el hombre o la mujer pega, insulta y humilla a su familia, llegando incluso, a veces, a matarla.

Generalmente pensamos que los Malos Tratos únicamente los realizan los hombres, pero si se elaborara una encuesta, sabríamos que las mujeres maltratan en una proporción parecida a la del hombre. La única diferencia es que la mujer no siempre pega de forma física porque no tiene la fuerza suficiente para enfrentarse al hombre. Y se conoce menos de mujeres que maltratan porque el hombre siente mucha vergüenza de denunciar que su mujer le está maltratando.

La inmensa mayoría de las personas piensa que el que maltrata es malo a conciencia, que le gusta hacer daño, pegar y humillar a las personas que, supuestamente, quiere, es decir, que disfruta castigando.

Sin embargo, el maltratador sabe que los Malos Tratos están castigados legalmente con la cárcel y moralmente con la pérdida de su pareja.

Entonces, ¿por qué lo hace? ¿Acaso él es feliz sabiendo que va a la cárcel odiado por la persona que amó y que todavía posiblemente ame?

¿Realmente creemos que el que maltrata es tan inconsciente?

Otros opinan que este problema es Genético.

Nosotros opinamos que, Genético, más bien es el color del cabello, el de los ojos, el de la piel, la altura, la composición de la sangre..., en fin, los rasgos físicos, que se pueden ver y tocar y que se pueden transmitir físicamente de un individuo a otro.

El carácter, por el contrario, es psíquico.

También se cree que si la madre recibe Malos Tratos estando el niño en el útero, eso influirá para que ese niño se convierta en maltratador, cuando, sin embargo, el carácter es adquirido después de nacer, ya que el cerebro del recién nacido, donde está el aparato que recoge la información necesaria para aprender a comportarnos en la vida, está completamente vacío.

Y está vacío porque meses antes de nacer no se ha formado completamente el cerebro, y al no haber cerebro (masa cerebral), no podemos conocer pautas de comportamiento.

También predomina la creencia de que los Malos Tratos provienen de una infancia donde existía violencia; que quien maltrata aprendió de sus padres a maltratar.

Esta creencia no está del todo desencaminada.

Los estudiosos de la Psicología han averiguado que existen unas enfermedades mentales llamadas paranoia, psicopatía y esquizofrenia, las cuales tienen relación con los Malos Tratos, pero que siempre se han estudiado de forma independiente una de otra, sin saber que, el que es paranoico, es al mismo tiempo psicópata y esquizofrénico y viceversa.

Han surgido innumerables profesionales a lo largo de la historia para intentar eliminar los Malos Tratos: curanderos, espiritistas, psiquiatras, psicólogos, etc., y se han expandido varias formas de eliminar todo ese malestar (antidepresivos, tranquilizantes, hierbas naturales o químicas -la droga o el alcohol-, terapias de grupo, regresiones, psicoanálisis, ...), pero nada ni nadie ha conseguido la solución.

¡Porque tiene que haberla!

Únicamente hace falta buscarla.

Independientemente de cual sea la causa, lo cierto es que los Malos Tratos MATAN a cientos de personas todos los años y hacen desgraciados a muchos miles (ya van 10 muertos en España entre enero y febrero), y todavía no se ha encontrado la solución (ni tan siquiera la causa).

Quizá porque este problema se está enfocando desde una perspectiva equivocada; tal vez porque siempre se ha considerado a los que maltratan como malhechores, y no como enfermos.

Por eso, y a través de esta Tesis, intentamos propugnar que los que maltratan SÍ SON ENFERMOS.

Estudiando e indagando, hemos llegado a la conclusión de que todos los que maltratan, en menor o mayor medida, presentan los mismos síntomas:Son personas muy caprichosas (se tiene que hacer Su voluntad), son muy Celosas, casi siempre están Enfadadas.

Para comprobarlo basta con elaborar una simple encuesta.

Hay personas que creen que ser caprichoso no es una enfermedad, sino una manera de comportarse; que es beneficioso tener caprichos, ya que, si no, no tendríamos nada.

Pero los que maltratan, para conseguir sus caprichos se enfadan, llegando a golpear para conseguirlo, puesto que ese capricho se ha convertido, a lo largo de los años, en Obsesión.

Sucede, por ejemplo, con el sexo: Si el marido (o la mujer) se encapricha en hacer el amor y su pareja no puede (o no quiere) en ese momento, él se enfada, pone mala cara y, según su grado de enfermedad, simplemente estará de mal humor hasta que ella acceda, o le pegará y la forzará para conseguirlo. Llegará a la violación porque en ése momento está Obsesionado por el sexo.

Por otro lado, muchos dicen que los Celos se padecen porque se quiere a la persona amada; o sea, que sin Celos, no hay Amor.

Sin embargo, se la castiga.

Los maltratadores piensan que son agresivos porque el mundo entero va contra ellos, que si se enfadan es porque tienen un carácter fuerte y porque la gente les da motivos para enfadarse.

Excusan como algo normal un comportamiento que los puede llevar a la cárcel, al odio y a la soledad.

Todos estos síntomas son reales y sumamente peligrosos, pero... ¿Cuál es la causa por la que una persona que ama a su pareja llegue a castigarla hasta el punto, a veces, de matarla? ¿Por qué el que maltrata es incapaz de controlar esos impulsos de rabia?

Por CELOS, Única y Exclusivamente. Esa es la Enfermedad.

¿Y QUE SON LOS CELOS?

  • Miedo a perder el cariño de las personas que se quieren.
  • Miedo a perder el interés de las personas que le rodean.
  • Miedo a dejar de ser el centro de atención de las personas amadas.

Hay quien argumenta que los Celos, si son muchos y muy fuertes SÍ es una enfermedad, pero que si son flojos y poquitos, No.

Y nosotros preguntamos: el Cáncer, si es fuerte, Sí es una enfermedad, pero si es flojito, ¿qué es? ¿No sigue siendo enfermedad? ¿No sigue siendo Cáncer?

Una persona que está celosa se siente triste y malhumorada, porque tiene miedo a ser desplazado a un segundo plano, y se mortifica pensando miles de maneras por las que lo van a dejar, puesto que ese miedo le está diciendo que es posible que no lo quieran.

Al estar triste todo el mundo le parece feo y gris, el futuro lo ve negro y nada ni nadie le alegra la vida. ¡Y una persona triste no tiene ganas de nada! No tiene ganas de trabajar, no tiene ganas de ir a fiestas, no tiene ganas de ducharse ni tiene ganas tan siquiera de estar despierto. Fácil es, entonces, que cualquier persona llegue a drogarse o a alcoholizarse, ya que, al estar triste, nada le importa.

Y es muy difícil su rehabilitación porque sus Celos no desaparecerán nunca.

Y está de mal humor porque los Celos se los está produciendo su pareja, hablando con un amigo o con un familiar. Es decir, que está sufriendo Celos porque imagina que su pareja lo va a dejar por la persona con la que está hablando.

Por lo tanto, para defenderse de ese dolor, la encierra para que no hable con nadie y comienza a buscar defectos en ella, pensando que, si consigue NO quererla, no sufrirá.

Porque esa es la creencia de todos: “que si sientes celos, es porque quieres”

Por eso, inconscientemente, si consigue odiarla, no sentirá Celos.

En ese momento, todo lo que su pareja haga o diga le parecerá mal, todo le molestará.

Y es entonces cuando se enfadará, llegando luego a las peleas y, más tarde, a los Malos Tratos.

Según el grado de los Celos, más o menos fuertes serán los castigos; es decir, una persona poco celosa castiga a su pareja quitándole libertad.

Por ejemplo, un día su pareja llegará diez minutos tarde y él le preguntará enfadado: ¿dónde has estado?, ¿con quién has estado?, ¿qué has hecho?, ¿qué no has hecho?, ...

Su pareja le dice la verdad, que ha estado en casa de sus padres, comiendo o simplemente hablando, pero él no la cree porque está celoso: “¿No será que está con otro? ¿No será que ya no me quiere?”

Y al pensar que su pareja miente, en lugar de calmarse, aumenta su malestar.

¡Y cuando creyese la versión de ella, por las razones que fueran (porque llamó a su suegra para preguntarle si era verdad, o porque al final se cansó de oír de su pareja siempre la misma explicación), seguirá triste y malhumorado porque pensará que su pareja lo va a dejar por su familia! ¡Vamos, que quiere más a su familia que a él! ¡O que quiere más a sus amigas que a él! ¡O que quiere más al perro que a él! ...

Siempre Miedo a que su pareja quiera Más a otro ser.

Pero lo perjudicial es que él no sabe que está celoso. El no puede reconocer que siente Celos, porque eso le haría creer que vale Menos que cualquier otro. Se pondría más celoso.

Por lo que, para justificar su enfado, se centra en los diez minutos que ella llegó tarde, excusándose con que tiene miedo a que le pase algo malo por el camino, que la vida está muy mal, que hay mucho bandido, etc., llegando incluso a culpar a sus padres de su tardanza.

Es entonces cuando ella, para no molestarlo más -porque lo quiere-, dejará de visitar a su familia o lo hará a escondidas para que él no se entere. Y con el tiempo dejará de visitar amigos, familiares, vecinos, etc..

Lo cierto es que cualquier cosa que su pareja haga o deshaga sin ser él el centro de atención, le pondrá triste y malhumorado.

Por lo que intentará encerrar a su pareja para no sentir Celos.

Ese es el primer paso para dar Malos Tratos psicológicos.

Y si es Muy celoso, fácil es que llegue a castigar físicamente, puesto que estará Mucho más Enfadado.

Y de Muy Enfadado a Agresivo no hay mucha distancia. Sólo hace falta que el maltratador tenga bastantes motivos reales para estar Encolerizado, como no tener dinero para comprar comida, que lo hayan despedido en el trabajo, que su pareja haya ido a visitar a su familia sin SU permiso, que su hijo se haya olvidado de su tabaco, que se haya tomado unas cuantas copas en el bar y que haya aprendido a pegar cuando era niño, viéndolo en sus padres.

¿DE DONDE VIENEN LOS CELOS?

Casi todo el mundo justifica los Celos diciendo que son innatos, que ya nacemos celosos. Sin embargo, el cerebro, que es donde están registrados los sentimientos, no estaba totalmente formado antes de nacer. Por lo que, si no existe cerebro, no pueden existir Celos. Tiene que haber una explicación Razonable y CaUsal.

No casual.

Y en relación a ello tenemos una Teoría que propone lo siguiente:

Todos los niños y niñas pasan sus dos primeros años de vida de la misma forma. Todos están preocupados (si es que existe la preocupación a esa edad) en manejar bien sus sentidos.

Es decir, sólo tienen interés en aprender a tocar y coger, ver y mirar, oler, escuchar, caminar, hablar, ...; en fin, sólo tienen curiosidad por aprender a conocer su cuerpo, a manejarlo bien.

De hecho, cuando el niño tiene varios meses de edad y su madre lo llama, él no sabe dirigir la mirada hacia donde su oído le indica, no sabe manejarlo bien; a los dos años, llamas al niño y éste gira la cabeza con rapidez hacia donde tú estás. A los pocos meses, el niño no sabe caminar ni hablar, y a los dos años ya corretea y parlotea. A los pocos meses, al niño se le cae todo de las manos; a los dos años, nadie le quita nada de sus dedos.

Aproximadamente tarda dos años en saber manejar su cuerpo, aunque esto es algo que no se podrá medir con exactitud.

Después de esos dos años, el niño se da cuenta de que existe otra gente, de que ya no es el centro del mundo, de que su madre, a quien él adora (ya que le da de comer, le arropa cuando tiene frío, le mima cuando llora, etc.), no está disponible cada vez que necesita algo, ya que tiene que atender a su marido o a sus otros hijos.

El niño piensa que su madre ya no lo quiere, porque no lo Atiende cuando él la Necesita.

En ese momento tiene Miedo a Perder el Cariño y la Atención de su madre.

Y es Entonces cuando comienza a sentir Celos, ya que Alguien o Algo está quitándole esa Atención.

Por eso se crean los Celos.

Y es, en ese momento, cuando el niño comienza a enfadarse, llegando a patalear y a llorar para llamar dicha atención.

Si al cabo de los años el niño comprueba que su madre sí lo quiere, porque nunca ha dejado de atenderlo, y comprueba también que su familia lo quiere, llega a la conclusión de que puede compartir el cariño. Así, el niño se criará sin el Miedo a Perder a quien ama (o, más bien, sin Miedo a Perder a la persona que lo atiende) por lo que no sufrirá Celos en el futuro.

¡Y si los sufre, será como un cáncer benigno!

Pero si al cabo de los años continúa la falta de atención de la madre hacia el niño, porque ella pasa la mayor parte del tiempo discutiendo y peleando con su marido, estos Celos se agudizarán. Ese pataleo por llamar la atención de la madre se convertirá en capricho y más tarde en Obsesión por conseguir lo que quiere. Y si el niño ve que todo en su casa se consigue a base de gritos, patadas e insultos, se convertirá en el clásico maltratador.

Puede que todos seamos algo celosos, porque No siempre nuestra madre estuvo dispuesta a atendernos en el momento preciso, y alguna que otra vez sufrimos Miedo a perderla, pero, LOS CELOS, sean como sean, Siempre hacen daño.

Y si, como dicen muchos, un día ves a tu pareja tontear con otra persona, lo Normal es Sentir Tristeza, porque te ha defraudado, y luego lo Normal es Razonar, y, si no merece la pena, dejarla!

Pero si, encima de sentir Tristeza, se siente también Celos, fácilmente se puede llegar a maltratar.

Sin embargo, hay personas que afirman que el mundo sin Celos no es bonito, que no tiene alicientes.

Pues bien, quien lo vea bonito y quiera ser celoso, que lo sea, pero quien no lo quiera ser, y no pueda dejar de serlo, debe ser ayudado.

Resumiendo, concluimos nuestra Tesis asegurando que, curando los Celos, se acaban Todos los Malos Tratos, tanto psicológicos como físicos.

Y la prueba de que podemos tener razón en la Tesis propuesta nos la da la frase que dice el maltratador antes de matar a su pareja, después de que ella lo dejara por Malos Tratos: ¡Si no es mía, no es de nadie...!

Esa frase la está diciendo una persona Muy Celosa.

Llevamos muchos años indagando sobre este tema, y tenemos una Teoría para curar los Celos.

No sabemos si es factible, pero nos gustaría probarla e intentarla, aunque esto sólo será posible si alguien nos cree y nos ofrece Su Ayuda.

Incluso yo puedo prestarme como Conejillo de Indias.

Ernesto Pérez

http://www.lineas-psicologicas.com/articulos.php?cod=0004

Abril 2004

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar