Lunes 22/09/14 SANTORAL:Cándido, Digna, Eméria, Enmerano, Exuperio, Félix IV, Inocencia, Iraides, Jonás, Landelino, Lautón o Laudo, Mauricio, Salaberga, Santino, Silvano, Séptimo, Vidal, Víctor
La mejor manera de hacer carrera es transmitir a los demás la impresión de que ayudarte sería para ellos de gran provecho. Jean de La Bruyère.(1645-1696); escritor francés
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Articulos de interés
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

TÉCNICAS PARA EL TRATAMIENTO DE LA ANSIEDAD

Las técnicas de tratamiento más eficaces que se usan habitualmente en la terapia de los trastornos de ansiedad son de varios tipos: técnicas farmacológicas, técnicas cognitivas, técnicas de relajación de la actividad fisiológica, y técnicas centradas en la conducta.

1.Técnicas farmacológicas

Los ansiolíticos son un tipo de fármacos que reducen los síntomas de ansiedad rápidamente, lo cuál resulta muy útil en el tratamiento del ataque de pánico, o las obsesiones. Ahora bien, con ellos no se aprende a controlar la ansiedad, por lo que, si se utilizan solos, no suelen curar el trastorno. Son útiles en caso de reacciones intensas, no controlables, pero hay que sustituirlos, poco a poco, por el autocontrol; de lo contrario, suelen degenerar en una adicción a este tipo de fármacos.

Con muchísima frecuencia, encontramos personas que llevan muchos años tomando ansiolíticos (siete años, diez años, por ejemplo), sin que hayan resuelto su problema de ansiedad y sin que puedan dejar de consumir estos fármacos. Sin embargo, en ocasiones el tratamiento farmacológico es necesario, pero se debe acompañar de un entrenamiento en técnicas cognitivo-conductuales (técnicas cognitivas, técnicas de relajación de la activación fisiológica y técnicas centradas en la conducta).

El tratamiento farmacológico debe estar prescrito y revisado (cada mes, o dos meses) por un especialista en farmacología, por ejemplo, un psiquiatra. Debe evitarse la automedicación, o la auto-experimentación, o el abandono del fármaco por decisión propia, tampoco debe tomarse el fármaco en función de nuestro estado de ánimo, o decidir las cantidades a tomar según nos encontremos, etc. Este tratamiento farmacológico debe estar siempre acompañado por un tratamiento de tipo psicológico, que debe incluir las técnicas ya mencionadas de entrenamiento en control de ansiedad.

2.Técnicas cognitivas:

Son una serie de técnicas psicológicas en las que hay que comenzar por dar información sobre el trastorno, su curación, etc. Se basan en el entrenamiento del individuo en técnicas que mejoran su capacidad de auto-observación y auto-corrección de sus pensamientos, su conducta y sus emociones. Algunas entrenan al individuo a interpretar situaciones de una manera menos amenazante (menos ansiógena). Otras entrenan a las personas en habilidades especiales, como la solución de problemas, la toma de decisiones, etc. Otras técnicas cognitivas enseñan a identificar pensamientos negativos, errores en la interpretación de la realidad, tendencias individuales que generan ansiedad, etc, para después enseñar a cambiar estas tendencias o procesos.

3.Técnicas de relajación de la actividad fisiológica:

Enseñan a las personas a relajarse, disminuir la activación fisiológica, soltar los músculos, respirar correctamente, imaginar, etc. Hay que practicarlas todos los días. Existen diversos tipo de técnicas de relajación: muscular progresiva, respiración, imaginación, etc.

4.Las técnicas centradas en la conducta

Resaltan la necesidad de exponerse a las situaciones temidas, acercándose a los estímulos que provocan la ansiedad (bajo situación de control), todo ello bajo el principio de aproximaciones sucesivas (poco a poco) y el principio del refuerzo (es importante premiarse por los éxitos, y corregir ante los fracasos, en lugar de castigarse). Además, algunas técnicas enseñan al sujeto habilidades personales o sociales para enfrentarse mejor a las situaciones ansiógenas.

Eficacia del Tratamiento con Técnicas Cognitivo-Conductuales

Durante las primeras décadas (años 50 y 60) se desarrollaron las técnicas conductuales o de modificación de conducta. Más recientemente, este conjunto de procedimientos terapéuticos se han enriquecido con el desarrollo de las técnicas cognitivas. Hoy en día a este conjunto de tratamientos se les conoce como técnicas cognitivo-conductuales. Por lo general, el tratamiento de los problemas más comunes (trastornos de ansiedad, depresión) mediante técnicas cognitivo-conductuales produce mejores resultados que el tratamiento farmacológico.

El papel de la familia y los amigos en el tratamiento

La familia puede jugar un papel de apoyo muy importante a la hora de combatir los trastornos de ansiedad de uno de sus miembros. Pese a que el paciente es el principal foco de atracción del tratamiento, la familia puede ayudar tomando parte en el programa de tratamiento. Con una formación adecuada, pueden acompañar al paciente en las situaciones que generan ansiedad ofreciendo sostén y aliento, y ayudando a crear un entorno que fomente la curación.

Los miembros de la familia pueden ayudar:

  • reconociendo y elogiando los pequeños logros de los pacientes
  • modificando las expectativas del paciente durante los períodos de estrés
  • midiendo la mejoría en base a los progresos hechos por el individuo, sin establecer comparaciones con rígidas normas externas
  • siendo flexibles y tratando de mantener una rutina normal.

El tipo exacto de asistencia que pueda prestar la familia variará dependiendo del trastorno y de la relación que exista entre el paciente y el familiar. Además de proporcionar terapia psicológica y tratamiento con fármacos, los médicos recomiendan cada vez más programas de tratamiento en los que se incluyen a miembros de la familia. En general, cuanto más grave sea el trastorno, con mayor probabilidad el programa terapéutico tendrá que estar dirigido a resolver los problemas familiares y/o conyugales.

Con un enfoque común a la terapia familiar, los médicos dependen de la participación del cónyuge o de otro miembro de la familia como co-terapeuta. La participación de los familiares como parte del equipo de tratamiento probablemente contribuirá a reducir la tensión que acompaña a un programa de terapia. El suministro de material educacional a los miembros de la familia también puede ayudar a la comprensión.

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar