En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Martes 24/10/17 SANTORAL:Antonio Mª Claret, Aretas, Audacto, Bernardo, Calvo, Evergislo, Fortunato, Félix, Jenaro, Maglorio, Marcos, Martín, Nicéforo, Petronila, Poncia, Proclo, Soterico, Séptimo, Valentín
La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia. Ovidio, Publius Ovidius Naso.(43 A.C.-17 D.C.); poeta latino
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

Ansiedad por la separación
(Cuando el niño se niega a ir a la escuela)

En general, asistir a la escuela es un evento excitante y agradable para los niños pequeños. Sin embargo, para algunos esto conlleva intenso miedo o pánico. El no querer asistir a la escuela puede ocurrir en cualquier momento, pero es más común en los niños de entre 5 a 7 y de 11 a 14 años, momentos en los que los niños se enfrentan con nuevos retos en la escuela elemental o intermedia. Estos niños pueden estar padeciendo un temor paralizante por tener que dejar la seguridad de la familia y del hogar. Es muy difícil para los padres hacerle frente a este pánico infantil y a la negación de asistir a la escuela, pero estos temores pueden tratarse exitosamente con ayuda profesional.

El negarse a ir a la escuela aparece generalmente después de un período en el que el niño ha estado en la casa en compañía de su mamá o papá y se ha apegado a ellos, por ejemplo, después de las vacaciones de verano, o después de una breve enfermedad. Puede también suceder después de un evento que le produzca estrés, tal como la muerte de un familiar o de una mascota, un cambio de escuela o una mudanza a un vecindario nuevo.

El niño se puede quejar de dolores de cabeza, de garganta o de estómago justo antes de la hora de irse a la escuela."Enfermedad" que mejora cuando se le permite quedarse en la casa, pero que reaparece a la mañana siguiente antes de ir a la escuela. En algunos casos, el niño se niega por completo a salir de casa. Como el pánico surge al dejar la casa, y no por estar en la escuela, el niño por lo general está tranquilo una vez que ya está en la escuela.

Los niños con un temor irrazonable a la escuela pueden:

  • sentirse inseguros si se quedan solos en un cuarto
  • demostrar apegamiento excesivo en su comportamiento
  • demostrar una preocupación o temor excesivo acerca de sus padres o de que puedan hacerse daño
  • ser la sombra de su madre o de su padre en la casa
  • tener dificultad para dormirse
  • tener pesadillas
  • tener un temor exagerado a los animales, monstruos y ladrones
  • temer quedarse solos en la oscuridad
  • pueden tener rabietas severas cuando se les obliga a ir a la escuela

Tales temores son comunes entre los niños con el problema de ansiedad por la separación. Los efectos potenciales a largo plazo (ansiedad y desorden de pánico al llegar a adultos) pueden ser muy serios para un niño con ansiedad por la separación persistente y que no recibe ayuda profesional. El niño puede desarrollar serios problemas escolares y sociales si debido a los miedos y a la ansiedad deja de ir a la escuela y de ver a sus amigos por mucho tiempo.

Si los temores persisten, los padres deben consultar con un profesional de la salud mental capacitado, quien trabajará con ellos para desarrollar un plan para hacer regresar de inmediato al niño a la escuela y a otras actividades. Los niños mayores o los adolescentes que se niegan a ir a la escuela padecen por lo general de una enfermedad más grave y a menudo requieren un tratamiento más intensivo.

No obstante, el miedo irracional y el pánico de dejar la casa y/o los padres e ir a la escuela se puede tratar con éxito.

 

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar