En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Domingo 30/04/17 SANTORAL:Afrodisio, Amador, Cirilo, Donato, Erconvaldo, Eutropio, Genesto, José Benito Cottolengo, Lorenzo, Luis, Lupino, Máximo, Pedro, Pulcronio, Pío V, Quirino, Sabina, Silvio, Sofía
Cada pueblo tiene la ingenua convinción de ser la mejor ocurrencia de Dios.. Theodor Heuss.(1884-1963) presidente alemán
TEMAS GENERALES
Introducción
Aerofobia
Agorafobia
Alcoholismo
Ansiedad
Aprender a Autovalorarse
Bullying
Cuadro Maniaco
Depresión
Esquizofrenia
Estrés
Hipocondria
Inestabilidad Emocional
Los Sueños
Ludopatía
Parafílias
Relajación
Síndrome de Peter Pan
Síndrome de Tourette
Tabaquismo
TOC:El Trastorno Obsesivo Compulsivo
Trastorno bipolar
Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
Trastornos de la Afectividad
Trastornos de la Personalidad
RELACIONES EN LA PAREJA
Las claves de las parejas con diferencia de edad
Los Celos
 
Guía de autoayuda para las personas afectadas en atentados terroristas
 

T D A H

(TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD)

¿Qué es el TDAH?

De todos es sabido que una de las características típicas de cualquier niño es "no parar quieto". Pero hay un determinado grupo de niños para los que esta expresión se queda muy corta. Son niños tan extremadamente movidos, que los padres no saben qué hacer con ellos. En el colegio, los profesores no quieren tenerlos en sus clases y, con frecuencia, recomiendan que cambien de centro. Si al hecho de ser muy movido", sumamos el "ser muy despistado" y parecer que "hace las cosas siempre mal y que no se fija", podemos estar ante un niño con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Este trastorno se da en alrededor de un 5 por 100 de los niños en edad escolar, y su frecuencia de aparición es mayor en los niños que en las niñas.

En el pasado, el TDAH recibió nombres como "hiperactividad", "síndrome de hiperactividad" o "síndrome hipercinético". El cambio de nombre obedece, entre otras cosas, a que el mero hecho de que un niño sea muy dinámico no es patológico, sino que son otra serie de síntomas asociados a este exceso de actividad los que lo convierten en un problema. Antiguamente, también recibió el nombre de "disfunción cerebral mínima" por parte de aquellos profesionales que se centraban más en su origen biológico o neurológico, que en sus efectos sobre el comportamiento del niño.

El TDAH puede manifestarse de dos formas diferentes: un comportamiento impulsivo y sin control, al que llamamos comportamiento hiperactivo, y un comportamiento en el que se manifiestan problemas de atención, memoria y aprendizaje, aunque en la mayoría de los casos se suele observar una mezcla entre ambas manifestaciones del trastorno.

Los niños con TDAH suelen presentar una serie de trastornos asociados, como por ejemplo:

  • Dificultades específicas de aprendizaje: problemas de lectura, escritura, ortografía, lenguaje oral y matemáticas
  • Trastorno negativista desafiante
  • Déficits en la memoria a corto plazo: responsables de que los niños tengan problemas a la hora de recordar datos en matemáticas, deletrear, y otras tareas escolares, que afectan de forma negativa a su rendimiento escolar. No existe ningún fármaco que ayude a mejorar la memoria a corto plazo, pero esto sí puede lograrse mediante ejercicios de visualización y las estrategias de entrenamiento de la memoria.

¿Cuál es la causa de este trastorno?

Aunque queda mucho por estudiar al respecto, una disfunción en los lóbulos frontales del cerebro podría ser la responsable del trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Parece que un bajo nivel de activación a nivel cortical, sería el responsable del excesivo dinamismo en estos niños, que buscan así la estimulación que les lleve a un nivel de activación adecuado.

Otra línea de investigación plantea un retraso madurativo del sistema nervioso central, lo que podría explicar por qué los síntomas de hiperactividad se atenúan a medida que el niño crece.

Por último, hay autores que destacan que este trastorno parece tener un importante componente genético. En la familia del niño suele haber algún pariente, generalmente masculino, que cuando era pequeño presentó el mismo tipo de problemas. Como antaño las familias solían ser más numerosas, los síntomas de estos niños solían pasar más desapercibidos para los padres y, así, los niños podían llegar sin demasiados problemas a la adolescencia y la madurez. Hoy en día, por ser más habitual tener uno o dos hijos, los padres les prestan mucha más atención, dándole a los signos de este trastorno mucha más importancia, lo que contribuye, sin quererlo, a agravar el problema.

Tamaño de letra
Cantabria
Asociaciones de Ayuda
Cálculo del NIF

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar