En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Viernes 26/05/17 SANTORAL:Albino, Berengario, Cuadrado, Eleuterio, Felicísimo, Felipe Neri, Heraclio, Montano, Mª Ana Jesús de Paredes, Máxima, Paulino, Prisco, Simitrio, Zacarías
El amor es así, como el fuego;suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro. Jacinto Benavente.(1866-1954) dramaturgo español

Fiestas de Cantabria
La Vijanera

En Silió (Molledo)
Mapa Interactivo de Molledo
Como llegar a Silió
Habla en el foro de esta fiesta

Se trata de una antigua fiesta pastoril -dedicada en sus orígenes al dios Jano, de donde procede su nombre (Dies Januaria)- que se conservó en los valles de Iguña, Anievas y Toranzo hasta principios del siglo XX. Recuperada desde 1980, actualmente se celebra en el valle de Iguña, donde curiosamente el pico que domina este valle es el pico Jano.

Click para ampliarConsiste en una mascarada de invierno, es el primer carnaval del año.Tiene lugar en los primeros días del año, relacionada con ritos de expulsión del Año Viejo, y consiste en una mascarada en la que sólo participan hombres, aunque en ella aparecen representadas figuras femeninas. La fiesta gira en torno a los zamarracos. Otras figuras que perduran desde antiguo son la Lumia y el Oso; de incorporación más reciente son la Madama -mozo travestido y emperifollado-, que camina junto a su Galán; la Pepa o Pepona, personaje doble que simula a un aldeano montado a horcajadas sobre la espalda de una mujer y que se conseguía colocando un armazón con un pelele sobre el cuerpo de un mozo; el Hidalgo; el Indiano y el Jándalo.

Descripción de algunos personajes

Click para ampliar El zarramaco. También llamado campanero, es hombre con el cuerpo cubierto de piel de oveja de la que penden grandes y numerosos campanos que hacen sonar desaforadamente en el curso de sus desenfrenadas danzas; en la mano llevan un garrote y el rostro aparece ennegrecido, (no se descarta la posibilidad de que en un tiempo llevara dos caretas de piel de oveja o cuero de buey, una anterior y otra posterior). Atado a la cabeza y cubriendo la frente lleva un pañuelo y sobre él un gorro con barbuquejo, a modo de cucurucho, lleno de rosetones y cascabeles en el vértice, empenachado de cintas y garcetas.

Las esteras o,felpudos, de pieles de oveja, cumplen una doble función, como disfraz de rasgos zoomórficos y como elemento protector de las rozaduras producidas por el movimiento de los grandes campanos colocados en el pecho y la espalda, arriba los de mayor tamaño y en la cintura los menudos, todos ellos fuertemente sujetos con sogas.

Click para ampliarUnas polainas de piel y alpargatas blancas completan el atavío del personaje. En la mano lleva un porro que utiliza para apoyarse y realizar sus zarandeos.

La madama. Es un mozo travestido que sobre los bucles de una melena larga lleva un sombrero de paja coronado de flores. Enaguas rizadas y almidonadas; calzones empuntillados con un lazo de seda en la cintura, sobré el corpiño, un sin número de gargantillas, collares y baratijas, finos guantes blancos y un abanico en la mano, que sirve para airear las mejillas sonrosadas de una cara blanca y empolvada.
Unas medias y alpargatas blancas completan el disfraz. Representa con sus flores, adornos y colorido a la primavera.Click para ampliar

El galán. Igualmente denominado mancebo, acompaña a la madama y es un personaje atildado y presumido con pantalón blanco escarpelado, camisa con encajes, brazaletes, fajines -y pañuelo de seda cruzado en banda sobre el pecho, guantes, alpargatas y medias blancas. Camina apoyado sobre un bastón.

La pepa o pepona. Es la figura carnavalesca que mejor simboliza en sus formas esperpénticas el año viejo que muere. Se representa por un mozo de rostro encaretado, con una boina, un pañuelo al cuello y sobre el hombro una escoba de la que pende una vejiga, que lleva sobre la cintura un miriñaque, que le da forma de vientre orondo y que soporta al muñeco relleno de paja, que encarna a una mujer vieja, vestida de saya con bajos estampados, pañuelo negro, de la que sobresalen unas piernas de trapo.Click para ampliar

El trapajón. Es un muchacho cuyo traje está realizado con mazorcas, hierbas, brezo y otras plantas.
El trapero. Están disfrazados, incluyendo el sombrero y el traje, con tiras de trapo.
El oso y el amo. Es el número central de la fiesta. Es oso hiberna durante estas fechas y su salida es señal de primavera, de buen tiempo, representa los males y las desgracias.
Se trata de la simulación de un animal (oso), el disfraz está confeccionado con pieles de ovejas, y va sujeto mediante una cadena al amo, del que recibe instrucciones de domesticación a base de latigazos y zarandeos.
Es perseguido hasta darle muerte, para acabar con los males, desgracias y como medio de preservar los ganados.
El amo lleva al oso atado, al que controla y domina. Tiene la cara ennegrecida, vestimenta a la usanza y en la mano porta una larga vara.Click para ampliar
Los danzarines. Son dos. Vestidos con camisa y pantalón de saco, llevan la cara pintada de blanco.
Se apoyan una larga vara, yendo delante de los demás personajes, dando saltos y piruetas al mismo tiempo que van abriendo paso entre el público.

Historia de la acción festiva

Esta fiesta tenía lugar el día de Nochevieja, pero, en realidad, los prolegómenos de la celebración se iniciaban con anterioridad, cuando los mozos bajaban del puerto los campanos de cabaña y se reunían en la cantina para ultimar los detalles del desarrollo festero y distribuir los disfraces de cada personaje de la comparsa carnavalesca, atendiendo a las particularidades de cada uno.
El último día del año, por la mañana, los participantes se iban juntando en la campa próxima a la iglesia; allí esperaban la salida de los vecinos de Misa, para dar comienzo a la fiesta, anunciada por el tañido de las campanas.
Los vijaneros deambulaban durante todo el día por la aldea y sus confines recaudando aguinaldos, cantando, danzando, recitando coplas satíricas, en un festival permanente de zarandeos, cabriolas, piruetas, parodias y dramas satíricos.
Al atardecer (en ocasiones al principio de la fiesta) se dirigían a los límites del pueblo al encuentro de otros mozos que festejaban su propia Vijanera; y una vez cara a cara, se ofrecían guerra o paz; si resultaba paz, se hermanaban en un abrazo colectivo y continuaban riendo y danzando; si, por el contrario, resultaba guerra, se enzarzaban en fieras luchas hasta hartarse a puñetazos (simulados o reales).
El zarramaco tenía como funciones "abrir corro" y "hacer campo" para que bailasen los danzantes. También divertía al público con sus pantomimas grotescas, salta y se agitaba produciendo ruidos atronadores con los enormes campanos que soportaba. Era un bailador endiablado, de gestos bruscos, retozones y espectaculares, que distraía con sus movimientos, ora remolones, ora discolados.

Click para ampliarCon la tarde, en un lugar público, daba comienzo un baile popular con aires de la tierra; en ese instante, dos zarramacos partían a los extremos limítrofes de la aldea, donde agitaban sus pesados cencerros sin remontar la línea fronteriza con el pueblo aledaño. Allí, recaudaban dinero entre las gentes que venían al pueblo a presenciar o participar en el festejo. Entre tanto, los restantes vijaneros recorrían las callejas de la aldea.
La Pepa, el oso y el vagabundo, el indiano, etcétera, iban tejiendo una representación caricaturesca y satírica de hechos sociales de la vida cotidiana. El galán y su pareja, la madama, danzaban conjuntamente y partían su andadura con saltos y cabriolas del mancebo y la continuaban, unas veces a la zaga y otras del bracete, con pasos diligentes y presurosos.

Solían participar en escenas amorosas y de celos, poniendo de manifiesto toda una chismografía de relaciones entre el hombre y la mujer. Cuando alguien se atrevía a levantar las enaguas de la madama o a tocar su cuerpo, el galán se enfadaba y repartía fuertes vejigazos con indignación, actitud proteccionista que ella agradecía, cariñosa y socarrona. En otras ocasiones, la madama incitaba a los espectadores remangando sus ropas en busca de la faltriquera, ocasión en que exhibía públicamente sus encantos secretos y prendas íntimas.

Interpretación de la Vijanera

La Vijanera es una fiesta de gran riqueza estética y representativa. En su estructura aparece un abundante entramado dé símbolos y elementos significativos que se interrelacionan en un todo único, constituyendo un excelente ejemplo de acción festiva, creación y redundancia social.

Fiesta carnavalesca

Click para ampliarLa Vijanera es una mascarada de invierno, dentro del tiempo festivo del ciclo carnavalesco (diciembre-cuaresma).Forma parte de la cultura y el lenguaje de la plaza pública, como medio de libre expresión, que propicia: el jolgorio, los disfraces, la sátira, el realismo grotesco, los desagravios colectivos, la inversión de los roles sexuales (la madama), liberación de tabúes, disolución simbólica de las diferencias sociales (indianos, hidalgos, bruja, médico, etcétera); es decir, la trasgresión temporal del orden social establecido. Revalorización del espacio público, retomando sus funciones expresivas y convivencias al servicio del drama satírico, de la farsa y el esperpento. Las calles, plazas, boleras, etcétera, se convierten en un territorio "purificado", donde la vida cotidiana remonta su carácter ordinario hacia la fiesta para realizar la utopía, un mundo al revés, en el que se explicitan los conflictos y tensiones sociales de la comunidad
Ambigüedad y polivalencia de los mascarones, que aparecen como elementos que conllevan significaciones contradictorias, donde la negación no existe en pureza, sino como conjunción de la que surge lo nuevo (vieja-niña; año viejo-año nuevo; muerte-vida, etcétera).

Ritual de paso

En esta lectura de la Vijanera es donde mejor se destaca la duplicidad de sus significados:

  • La Vijanera encarna el paso, la transición de un año a otro; regula el cambio de fechas y de la actividad económica dentro de la ganadería.
  • La vieja parturienta, en su preñez grotesca, alumbra un niño o un gato (realza su rango esperpéntico). Aquí aparecen dos vidas en un solo cuerpo y la oposición entre el cuerpo socialmente deforme de la vejez y el embrionario de la vida nueva. Este mismo hecho se repite en la pepa, donde una vieja (lo viejo) es zarandeada por un mozo (lo nuevo).
    El zarramaco, en tiempos, llevaba dos caretas una delante (lo que viene) y otras atrás (lo que se va). Además se coloca en s límites extremos del pueblo, entrada y salida con sus cencerros, aspecto este que dos introduce en otra dimensión de la Vijanera; el ritual de límites, directamente lacionado con el de paso.

Demarcación de límites simbólicos

La acción guerrera, real o simulada, entre vecinos de pueblos colindantes en una zona limítrofe, con su ritual de paz o ¡erra, tiende a autoafirmar la identidad grupal (lo propio-lo foráneo) y a fortalecer solidaridad vecinal (paz), a negarla (guea). Mediante los aguinaldos, dentro del ,-opio territorio o entre comunidades distintas se preserva la solidaridad y convivencia necesaria, para mantener el equilibrio del ecosistema, sobre manera cuando ciste una explotación económica común bienes (pastos, bosques, etcétera).
Superación de limites propios como tendencia a la indivisión, la autoidentidad la interrelación con otras comarcas o regiones por necesidades comerciales (feas, mercados, etcétera). Ese es el caso de la inclusión de los pasiegos y maragatos en la comparsa.

Preservación de males

El zarramaco, con los cencerros atroando por el pueblo y sus confines, realiza una función expulsoria de los males fuera e la comunidad, para que éstos no afecten a personas, animales o pastos.
El personaje de la bruja queda íntegrao en el conjunto festivo, al tiempo que es delatada su presencia, reduciendo sus pociones oscurantistas y maléficas.
Expulsión del año viejo y con él todos los problemas pasados, que a través del desagravio con coplas satíricas y burlesas públicas hacen posible el equilibrio interindividual que resulta de unas relaciones económicas y sociales autárquicas.
Apaleo o matanza simbólica del oso, como medio de preservación de los ganados, expuestos a su ferocidad, ya que ello forma parte sustancial de la economía familiar. En este rito se produce una ambivalencia de carácter paródico cuando el animal se niega a sí mismo e imita el cuidado del ganado.

Sexualidad

Inversión de los roles sexuales mediante el travestismo de la madama y las parturientas (mozos).

  • Sátira sobre las relaciones de la pareja, ya que las acciones amorosas del galán y la madama exteriorizan un universo de valores, prejuicios y tabúes y liberan el lenguaje y los impulsos reprimidos mediante la parodia y el juego.
  • Autoafirmación de la virilidad y el papel preponderante de los mozos que organizan la fiesta y la protagonizan, haciendo alarde y exhibición de su fuerza, resistencia y pericia; todos ellos valores socialmente dominantes y deseados para su edad y oficio, propios biológicamente de la mocedad y de aquellos que aspiran a ser elegidos en los emparejamientos. Hecho que se superpone a la actividad ganadera (pieles de ganado del zarramaco con campanos-fertilidad-virilidad-reproducción del ganado).
  • Comida en honor a las mozas, como tiempo y forma de solidaridad, de charlas libres y franqueza, que estimulan la selección de pareja y el acercamiento que da lugar a noviazgos posteriores (comidafuerza-fertilidad-sexualidad-reproducción).

La estructura social

La Vijanera es una fiesta de redundancia y de negación de la estructura social, la reproduce cuando interioriza sus costumbres y valores tradicionales y la rechaza cuando altera festivamente el orden social dominante.

  • Claro protagonismo de los varones como subgrupo social que hegemoniza todos los rituales. Demarcación de roles sociales (Vijaneras de niños, quintos y viejos) diferenciados, que a la vez resultan un nuevo ritual de paso (la edad). Los mozos son el conjunto fundamental para la reproducción y la producción de bienes económicos, sociales y culturales y en ellos recaen las nuevas responsabilidades de hacer que la comunidad sea rica, prestigiosa y que sus costumbres ancestrales sean transmitidas de generación en generación.
  • Igualación simbólica de los distintos status sociales (vieja, médico, niño, indiano, hidalgo, jándalo, etcétera), con relativa independencia de sus papeles reales en la vida cotidiana.
  • Afirmación de la mujer como elemento socializador, que encauza la transgresión momentánea del varón hacia los valores endógamos, de afirmación del grupo y estabiliza las relaciones intervecinales.

Como se desprende de la interpretación de la fiesta, en la Vijanera, la sociedad se representa a sí misma, su lado bueno y su lado malo; se reflejan las relaciones entre los hombres, la Naturaleza y los animales. No se fundamenta en una única concepción, ya que cada elemento del conjunto y la acción festiva ritual encaja en un orden de la estructura social, donde encuentra su razón de ser y la potencialidad creativa de un mundo distinto, que define el universo carnavelesco y la utopía que éste encierra.

Videos del 2005

Vijanera (886 Kb)

El parto (878 Kb)

Muerte del Oso (2620 Kb)

fotos antiguas y copla..

 

PARA AGRANDAR LAS FOTOS PULSAR SOBRE ELLAS

¿Deseas que el programa de fiestas ó algún evento de tu localidad salga en esta web?, solo tienes que enviarlo a info@portalcantabria.es , es un servicio totalmente gratuito. Ver Programas

AVISO: Ésta es una página ajena a la organización de cualquiera de los eventos de los que se informa, y por lo tanto no se puede garantizar su veracidad. En caso de querer asistir a alguno, se ruega que se confirme su celebración con los organizadores, y si se encuentra algún dato incorrecto, se agradecen las notificaciones de error info@portalcantabria.es

Ver más Fiestas

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 


AGENDA
Cantabria
Mayo 2017
LMMiJVSD
1234567
891011121314
15161718192021
22232425
26
2728
2930311234
567891011

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar