En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Viernes 26/05/17 SANTORAL:Albino, Berengario, Cuadrado, Eleuterio, Felicísimo, Felipe Neri, Heraclio, Montano, Mª Ana Jesús de Paredes, Máxima, Paulino, Prisco, Simitrio, Zacarías
El amor es así, como el fuego;suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro. Jacinto Benavente.(1866-1954) dramaturgo español

Pasatiempos

La Página del día
Chiste del día
En el cuartel de la Guardia Civil de Lepe se recibe un telegrama desde el Centro Sísmico Nacional que dice:
Posible movimiento sísmico en la zona". Stop.
Muy peligroso, superior Richter 7". Stop.
Epicentro a 3 Km. de la población". Stop.
Tomen medidas". Stop.
Informen resultados con urgencia". Stop.

Pasan dos días . Una semana......... Un mes y se recibe un telegrama en el Centro Sísmico Nacional, que dice :
Aqui Cuartel Guardia Civil Lepe". Stop.
Movimiento sísmico totalmente desarticulado". Stop.
El tal Ritchter 7 intentó huir y fue abatido a tiros". Stop.
Epicentro y tres compinches detenidos". Stop.
No hemos contestado antes, porque hubo un terremoto de la hostia".Stop".
Jeroglífico del día
¿Y ese presentador?
Solución al del día anterior
PREGUNTA: ¿Qué echarán después de ese programa?
RESPUESTA: otra serie
Dicho del día
Las paredes oyen
Esta expresión proverbial nació en Francia y procede de la persecución contra los hugonotes que culminó con la matanza de la noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572.
Cuentan los cronistas que la reina Catalina de Médicis (1519-1589), esposa de Enrique 11, rey de Francia, era muy desconfiada y persecutora implacable de los hugonotes. Para poder escuchar mejor a las personas de las que más sospechaba, mandó practicar una red de taladros, hábilmente disimulados entre las molduras, en las paredes y techos del Palacio Real. Este sistema de espionaje dio origen a la frase las paredes oyen, a la que recurrimos para advertir la prudencia y precaución con que debemos decir lo que puede comprometernos o involucrar a otras personas.

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar