En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Sábado 21/04/18 SANTORAL:Abdécalas, Alejandra o Sandra, Ananías, Anastasio, Anselmo de Cantorbery, Apolo, Apolo, Arador, Conrado Parzham, Fortunato, Félix, Isacio, Silvio, Simeón, Vidal
La gran meta de la educación no es el conocimiento, sino la acción. Herbert Spencer.(1820-1903); filósofo inglés

Pasatiempos

La Página del día
Chiste del día
Padre me confieso que el otro día me acosté con una jovencita de 15 años.

Bueno hijo, tampoco es para tanto. Ya lo dicen las Escrituras:“Hay que enseñar al que no sabe".

- Si padre pero después encontré una señora de 65, que estaba de muy buen ver, y no me negué a su proposición.

- Jesucristo dijo: "Dad de comer al hambriento".

- Ya padre, pero lo más grave es que ayer vi a un moro agachado, con el culito todo redondito, y no me pude reprimir.

- ¡Vaya hijo! Eso ya es más complicado, ¿pero sabes qué te digo?
¡¡¡¡¡¡¡¡ ¡Al que no crea en Dios que le den por culo !!!!!!!!!!
Jeroglífico del día
¿Cómo has puesto los diamantes en el collar?
Solución al del día anterior
PREGUNTA: Hace cine....
RESPUESTA: teatro no
Dicho del día
Las paredes oyen
Esta expresión proverbial nació en Francia y procede de la persecución contra los hugonotes que culminó con la matanza de la noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572.
Cuentan los cronistas que la reina Catalina de Médicis (1519-1589), esposa de Enrique 11, rey de Francia, era muy desconfiada y persecutora implacable de los hugonotes. Para poder escuchar mejor a las personas de las que más sospechaba, mandó practicar una red de taladros, hábilmente disimulados entre las molduras, en las paredes y techos del Palacio Real. Este sistema de espionaje dio origen a la frase las paredes oyen, a la que recurrimos para advertir la prudencia y precaución con que debemos decir lo que puede comprometernos o involucrar a otras personas.

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar