En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Jueves 22/02/18 SANTORAL:Abilio, Aristión, Eugenio, La cátedra de San Pedro, Macario, Margarita de Cortona, Papías, Pascasio, Rainiero
Detrás de cada hombre con éxito hay una mujer sorprendida. Anónimo.

Pasatiempos

La Página del día
Chiste del día
Van en un vagón de tren una gorda, una rubia guapísima, un madrileño y un asturiano. De repente, el tren se mete en un túnel y se queda el vagón a oscuras; Entonces se oye un guantazo enorme PLASSS!, el tren pasa el túnel y vuelve la luz.
Los cuatro pasajeros se quedan pensando en lo que ha podido ocurrir.
- La gorda piensa: "seguro que el asturiano le ha metido mano a la rubia, la rubia se ha mosqueado y le ha dado un guantazo".
- La rubia piensa: "seguro que el asturiano ha intentado meterme mano, se ha equivocado y la gorda le ha metido una hostia".
- El madrileño piensa: "seguro que el asturiano le ha metido mano a la rubia, la rubia se ha equivocado y me ha dado la hostia a mí".
- El asturiano piensa: "a ver si llega otro túnel y le meto otra hostia al madrileño"....
Jeroglífico del día
Solteros....
Solución al del día anterior
PREGUNTA: Da todo lo que tiene
RESPUESTA: No, tacaño no es
Dicho del día
Las paredes oyen
Esta expresión proverbial nació en Francia y procede de la persecución contra los hugonotes que culminó con la matanza de la noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572.
Cuentan los cronistas que la reina Catalina de Médicis (1519-1589), esposa de Enrique 11, rey de Francia, era muy desconfiada y persecutora implacable de los hugonotes. Para poder escuchar mejor a las personas de las que más sospechaba, mandó practicar una red de taladros, hábilmente disimulados entre las molduras, en las paredes y techos del Palacio Real. Este sistema de espionaje dio origen a la frase las paredes oyen, a la que recurrimos para advertir la prudencia y precaución con que debemos decir lo que puede comprometernos o involucrar a otras personas.

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar