En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Viernes 14/12/18 SANTORAL:Abundio, Agnelo, Arsenio, Dióscoro, Druso, Espiridión, Eutropia, Filemón, Herón, Isidoro martir, Juan de la Cruz, Justo, Lupicino, Matroniano, Nicasio, Pompeyo, Teodoro, Venancio, Viador, Zósimo martir
El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho. Miguel de Cervantes Saavedra.(1547-1616) escritor español

Pasatiempos

La Página del día
Chiste del día
El carajo la vela
Castiza expresión castellana, recientemente desempolvada por un político vasco, sobre cuyo origen y significado especulan los expertos. Si para Francisco Umbral es obscena y surrealista, para el periodista Jaime Campmany -que cita al premio Nobel Cela- la frase equivaldría a huevón a la vela, que procede de América y hace referencia al tonto superlativo que "siempre martillea sus tonterías en el mismo sitio".
Carajo, según el Diccionario de la Real Academia, es voz malsonante que designa el miembro viril o pene. Asociada a la palabra vela significaría "un carajo tieso como una vela", como declaraba el académico Luis María Ansón en la tertulia del programa radiofónico Protagonistas, de Luís del Olmo.
Más hipótesis: la de quien afirma que la frase deriva de una pequeña embarcación llamada carajo y de su forma de navegar; la que alude a un tipo de vela cuadrada, llamada caraja, que impulsa ciertas embarcaciones en América; o la referida a una tribu indígena brasileña, los carajos, que se mueven en barcas por el Amazonas. Por último, los pescadores conocen al pez volador como carajillo a la vela, que lo mismo nada que vuela. Aunque es poco probable que tan contundente expresión tenga que ver con este inocente pescado escomberesociforme.
Jeroglífico del día
A él le pondremos mármol en el suelo
Solución al del día anterior
PREGUNTA: ¿Consiguió de ti cinco euros?
RESPUESTA: Me sacó más
Dicho del día
Las paredes oyen
Esta expresión proverbial nació en Francia y procede de la persecución contra los hugonotes que culminó con la matanza de la noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572.
Cuentan los cronistas que la reina Catalina de Médicis (1519-1589), esposa de Enrique 11, rey de Francia, era muy desconfiada y persecutora implacable de los hugonotes. Para poder escuchar mejor a las personas de las que más sospechaba, mandó practicar una red de taladros, hábilmente disimulados entre las molduras, en las paredes y techos del Palacio Real. Este sistema de espionaje dio origen a la frase las paredes oyen, a la que recurrimos para advertir la prudencia y precaución con que debemos decir lo que puede comprometernos o involucrar a otras personas.

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar