En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Sábado 22/07/17 SANTORAL:Andrés, Atón, Cirilo de Antioquía, Hilario, María Magdalena, Meneleo, Osén, Pancario, Platón, Síntiques, Teófilo, Vandregísilo
Entrar en el mundo de la acción es entrar en el mundo de los límites. Gilbert Keith Chesterton.(1874-1936); escritor inglés.

Municipios de Cantabria
Cabezón de la sal

escudo de Cabezón de la sal

Municipio situado en el valle del río Saja; encuadrado entre montes -alguno supera los 1.200 ms, como Bustablado, Allende, La Brañona, Sierra de Ibio, Sierra del Escudo y Corona, etc. Es un valle pequeño, atravesado también por cuatro cortos afluentes del principal río, que engloba praderíos y bosques, que ascienden en las montañosas laderas, y que dejan sitio a la gran Villa que es Cabezón de la Sal –capital de este municipio- y a diez núcleos de población más: Bustablado, Cabrojo, Carrejo, Casar de Periedo, Duña, Ontoria, Periedo, Santibañez, Vernejo y Virgen de la Peña. Tiene una extensión de 33,84 kms2 y alberga a más de 8.210 habitantes. Especialmente, la capital es eje importante de comunicaciones –ahora y antes; pasan por el lugar la carretera nacional del norte, el ferrocarril y la autovía, que lo comunica con Santander y Oviedo. Además, una carretera (desde finales del XIX) encajada en la garganta que se forma en la llamada hoz de Santa Lucía, lo comunica con Reinosa y, por tanto, con la Meseta; es la conocida “Ruta de los Foramontanos”. Esta privilegiada situación, ocasionó su desarrollo a lo largo de siglos; pero, sobre todo, desde primeros del XX, cuando mejoran vehículos y caminos, y el ferrocarril se instala, es cuando su desarrollo es más espectacular. Pertenece al Partido Judicial de Torrelavega.

La presencia humana en la zona, data ya del Paleolítico Superior; los yacimientos de algunas de sus cuevas  (Cabrojo, Peña Carranceja, Cueva de Butrón) lo manifiestan. Por su situación de tránsito, ha sido continuamente ocupado en sus pasadas  épocas; y durante los siglos VII al XII –a partir de incipientes núcleos de población- se va consolidando el hábitad humano en el Valle. Desde el siglo IX, hay ya documentos que lo acreditan (al igual que su gran extensión hasta llegar al mar.; pero que, en el siglo XIII, se reduce la extensión a la que hoy tiene; y el primitivo Val de Cabezón  (nombre que parece ser el de una moneda romana), pasa a llamarse como hoy; el añadido “de la Sal”, se debe a sus salinas, tan explotadas por los romanos. Pronto, en el medievo, formó parte de la Merindad de las Asturias de Santillana (como otras zonas del entorno). El poder religioso (tan fuerte en estas épocas) le hacían depender de la Abadía de Santa Juliana (Santillana del Mar), que tenía derecho de explotación de muchos de sus bienes (tierras, molinos, salinas). Pero, pronto, el poder de los Señores feudales toma fuerza. Ya, desde mediados del XIV, la Casa de Vega-Mendoza convierte en vasallos a los habitantes del Valle; su poder hará que, en el siglo XV, esta Familia adquiera el título de Marqueses de Santillana. Un siglo después, Cabezón (al igual que otras zonas de Cantabria) protesta de este dominio y consiguen pasar al régimen de realengo (“Pleito de los Nueve Valles”). Los Reyes Católicos, en 1497,  le otorgaron el título de “Villa de Fuero Real”, en agradecimiento por su colaboración. En 1630, se integrarán el la llamada Provincia de los Nueve Valles -antecedente de lo que luego ha de ser la provincia de Cantabria.

En la etapa liberal (Trienio Constitucional, en el XIX), el Valle se dividió en tres municipios; pero ya, en 1835, la extensión es la misma que la que hoy tiene este municipio.

Su patrimonio artístico y cultural está acorte con su historia y, desde la edad moderna, ha sabido respetarlo. Citemos sólo lo más significativo:

El Palacio de La Bodega, barroco del XVIII, en Cabezón; también en él, la Iglesia de San Martín (del barroco montañés); de 1901, la Casa del Conde San Diego (hoy, Casa de la Cultura). En Carrejo, el Palacio de Ygareda y Balbás o Casona de los Haces (hoy, Museo de la Naturaleza); la Casona de los Cos-Cayón, del XVIII; la Casa La Comillana, de finales del  XIX. En Santibáñez: la Casona de los Cayón, del XVII, o la Iglesia de San Pedro, del mismo siglo. En Periedo, San Lorenzo, del XVI, y la Iglesia de Santa Eulalia (siglo XVII). En Casar de Periedo, el Palacio de Gómez de la Torre (siglo XVIII). Y, Casonas, ermitas y molinos, los hay en otros núcleos del municipio; como también, casas populares en hilera, en calles, plazas y plazuelas –y, hasta Palacetes, de influencia centro-europeo.

Económicamente el municipio sigue creciendo (como lo hizo durante el siglo XX); la gran mejora de las comunicaciones fue fundamental y las nuevas tecnologías lo siguen favoreciendo, al desarrollar mejor su industria: minera (sal), textil, maderera (serraderos, muebles), de cerámicas, manipulación lechera, etc.; la construcción, también va en aumento. El trabajo del sector terciario está muy por encima de los demás –pero, sin olvidar la gran importancia que han adquirido sus Ferias.

Datos del Ayuntamiento:
Telefono 942700051
Fax 942701944
página web

mapa de Saja-Nansa

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 


AGENDA
Cabezón de la sal
Julio 2017
LMMiJVSD
262728293012
3456789
10111213141516
1718192021
22
23
24252627282930
31123456

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar