En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Jueves 17/08/17 SANTORAL:Acacio, Alipio, Beatriz de Silva, Benedicta, Bonifacio, Carlomagno monje, Cecilia, Cipriano, Clara, Cuadrado, Donato, Ernán, Eutiquiano, Jacinto de Cracovia, Juliana, Mamés, Mirón, Máximo, Paulino, Reinalda, Rogato, Rústico, Siervo, Séptimo
El amor es la más noble flaqueza del espíritu. John Dryden.(1631-1700) poeta y dramaturgo británico

Municipios de Cantabria
Laredo

escudo de Laredo

Municipio situado en la costa cántabra oriental, a la derecha del Estuario del río Asón, en la gran Bahía de Santoña; formando, en la ría y en la bahía, un gran arenal (playa del Regatón y playa -con dunas- de  Salvé), seguido de un puerto, y manteniendo costa abrupta en su zona del este. En la actualidad, tiene una superficie de 13,5 kms2 y algo más de 13.000 habitantes; y, aunque fundamentalmente, la Villa sea la gran protagonista del municipio, tiene englobados, cercanos a la costa,  7 núcleos más de población, (El Callejo, La Arenosa, La Pesquera, Las Cárcobas, Las Casillas, Tarrueza y Villante). Su riqueza paisajística es la bella bahía, que puede observarse desde sus próximas alturas –especialmente, desde el monte de La Atalaya, que delimita el puerto. Su puerto –hoy en ampliación-, fue, durante siglos, puerto real para la comunicación con Europa y América. La villa tiene tres zonas bien delimitadas: La Puebla Vieja y El Arrabal, la zona del Ensanche y la  larga zona de El Puntal, que se fueron formando en distintas épocas, a lo largo de su rica historia. Por limitar con La Reserva de las Marismas de Santoña, Noja, Victoria y el Joyel, trata de preservar su riqueza, y ha paralizado –desde hace años- construcciones cercanas a la costa,  hasta que apruebe su Plan General de Ordenación Urbana; este hecho positivo, sin embargo –y frente a lo que ocurre en localidades cercanas-, le ha ocasionado, por su tardanza, la paralización del  normal aumento de población de estas zonas turísticas.  Sin embargo, en verano, su población alcanza los 200.000 habitantes; su belleza y  sus buenas comunicaciones lo explican; pues, por la Villa pasa la Carretera Nacional 634 y, paralela, va la Autovía del Norte; la carretera que comunica con Burgos y la Meseta está cercana.

Se supone que estas costas y valles cercanos fueron habitados en épocas muy primitivas -restos paleolíticos y mesolíticos  parecen confirmarlo; y, también, se supone que –como en zonas limítrofes- ocurra así en posteriores etapas –incluyendo a las de cántabros y romanos-, aunque no existan vestigios. En la Alta Edad Media, ya se cita a la villa en el Cartulario de Santoña, a partir del último tercio del siglo XI. Primero estuvo dependiendo del señorío de Navarra y de la diócesis de Nájera; pero pronto, se la incorpora a Castilla (y bajo su protección prospera, por su pesca y comercio); En el año 1200, Alfonso VIII le concede su Fuero, que convierte a la Villa en Real, con jurisdicción propia y avalando un rápido desarrollo (fue la tercera villa del país cántabro en recibir ese privilegio), y sus límites se extendían del Asón al Agüera, llegando a Ampuero en el interior; la Puebla Vieja se formó pronto, con la estructura de rúas que hoy conocemos. Laredo es conocido y se le cita en la literatura  (Alfonso X El Sabio, en sus Cantigas, el Arcipreste de Hita, Cervantes y Lope de Vega). Perteneció a la Hermandad de las Villas de Castilla con Vitoria (de la que formaban parte numerosos concejos de la costa del Cantábrico). Desde el XIV, participó en empresas bélicas, pesqueras y comerciales, aportando barcos y hombres; integrándose, luego, en el Corregimiento de las Cuatro Villas de la Mar. La categoría de Laredo hace que, en la Edad Moderna, se convierta en el principal puerto nórdico de Castilla -por su conexión, con ella, a través del puerto de Los Tornos; monarcas y familia le utilizan en sus desplazamientos hacia, y desde Europa (Isabel la Católica, su hija Juana, el padre de ésta, Rey Fernando de Aragón (para esperarla), el Emperador Carlos V, su tía Catalina –futura esposa de Enrique VIII de Inglaterra, Felipe II, etc. También participan los laredanos en los viajes de Colón –y Hernando de Alvarado y Juan Villota toman parte en la conquista del Perú. Catástrofes y epidemias –junto al auge de Bilbao y, luego, de Santander- contribuyen a que  el puerto de Laredo pierda el primer puesto. Así, pasará Laredo por una prolongada etapa crítica, hasta que –ya mediado el XIX y durante el siglo XX-  las fábricas de conservas y salazones la salvarán de esta decadencia; y pasada la posguerra civil, en los años de 1960, el turismo la trasforma, nuevamente, en villa atractiva y visitada. En 1822 se convierte en el municipio que hoy es; y en partido judicial de amplia zona –y con Hospital, para zona aun más amplia.

Tiene Laredo un interesante patrimonio histórico, tanto religioso como civil. Citemos, sobre el primero, sus más destacados edificios: la Ermita de Santa Catalina (o de San Martín), del siglo XI, con ancha espadaña de siete vanos; Santa María de la Asunción, gótica, con restos románicos (siglo XIII y con ampliaciones en el XVI y XVIII) e importante templo religioso de Cantabria, que conserva en su interior una talla flamenca, del XV, Nuestra Señora de Belén; el Convento de San Francisco, con claustro (de finales del XVI al XVIII); y la iglesia de Santa Cecilia, de Tarrueza (siglo XVII).  En su patrimonio civil, destaquemos, en primer lugar, el casco urbano de su Puebla Vieja, con algún trozo de muralla y alguna puerta; se extiende a los pies de su Iglesia de la Asunción, de origen medieval –como ella-, que ha mantenido su estructura de rúas, con entramado casi paralelo, y en las que, aun, perduran casas y palacios de los siglos XVI a al XVIII; extramuros, se le añadió la zona del Arrabal, que aun conserva casonas, y que fue, en un tiempo, barrio judío. En esta Puebla, aun quedan casas del bajomedievo: Casa-Torre de Gutiérrez de Rada; Casa de Villota del Hoyo (o de la Hoz); Casona del Condestable (o del Merino); Casona del Pelegrín; Casa-Palacio de Hernando de Alvarado (del XV y muy deteriorada), etc. De la Edad Moderna, quedan también algunas casonas: la Casa Consistorial, renacentista (de mediados del XVI); la Casona de Bernardino de Escalante (del XVI); la de Sisniega Cachupín (XVII); Casa-palacio de La Mar; la Casona de Vélez Cachupín (del XVIII-XIX); la de Cacho Rada de la Sierra, con gran escudo de armas (del XVIII); la de Zaráuz (del XVIII), etc.; también, es del XVIII, el Túnel de La Atalaya, para comunicar un puerto que no se llegó a construir). Del siglo XIX hay algunas casas, como la de Las Cuatro Témporas, o la del Palacio de Carasa (en trasformación para ser Ayuntamiento). Y, finalmente, de comienzos del XX, se conservan: la Plaza de Abastos y el edificio de las Escuelas.

Hoy en día, la economía de esta zona se basa, fundamentalmente, en los servicios que el turismo genera (restaurante, cafeterías, hoteles y comercios que lo complementan); la industria (principalmente, conservas y salazones), sólo, se mantiene; igual ocurre con la pesca –en espera del nuevo puerto que ya se ha iniciado; la construcción –por las razones antes aludidas- tampoco está lo desarrollada que debiera; y lo que no falta –como ocurre, también, en zonas limítrofes- es el comercio de inmobiliarias.

Playas:
- en Laredo:La Salvé ,El Regatón, El Aila.

Arquitectura de la que disponemos fotografias: Puerta de San Lorenzo,

Datos del Ayuntamiento:
Telefono 942605100
Fax 942607603
página web

mapa de Costa Oriental

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 


AGENDA
Laredo
Agosto 2017
LMMiJVSD
31123456
78910111213
141516
17
181920
21222324252627
28293031123
45678910

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar