En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Jueves 21/09/17 SANTORAL:Alejandro, Bernarda de Trantasia, Eusebio, Gregorio, Ifigenia, Isacio, Jonás, Mateo, Melecio, Néstor, Pánfilo
La riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe, más sed da. Arthur Schopenhauer.(1788-1860) filósofo alemán

Municipios de Cantabria
Polaciones

escudo de Polaciones

Municipio situado en el curso alto del Río Nansa, al pié norte del Pico Tremares, limitado por la sierras de Peña Sagra, Peña Labra y El Cordel. Es el municipio más alto de Cantabria, con una extensión de 89,8 kms2 y apenas 400 habitantes, distribuidos en varios núcleos de población:Belmonte, Cotillos, Lombraña, Pejanda, Puente Pumar, Salceda, San Mamés, Santa Eulalia, Tresabuela y Uznayo. La capital es Lombraña y el pueblo más importante y habitado es Puente Pumar –seguido de Uznayo; todos son pueblos rurales, que han mantenido el tipismo de sus casas y de sus costumbres –favorecido por su lejanía y su escasa comunicación. En el sur, tienen a Palencia y a la Hermandad de Campoo de Suso, con quienes comunica –a través de Collados- la carretera que, pegada al río, recorre este Valle de Polaciones -y por la que, atravesando Tudanca, Rionansa y Herrerías, se llega al municipio desde la costa cántabra; por aquí, la entrada a este Valle ha de hacerse a través de la estrecha y profunda Hoz de Bejo –que limita el Embalse de la Cohilla, el primero en el recorrido del Nansa; con Liébana se comunicaron, desde siglos, bordeando la entrada a Palencia. Este Río y los arroyos -como el Pejanda- que, en esta zona, le conforman, atraviesan y dan vida a los pequeños pueblos, con sus huertos, praderías y bosques -en gran medida, autóctonos-, que conforman un alto paisaje, bello y primitivo –casi sin explorar por el turismo.

Polaciones presenta los restos más importantes de una cultura megalítica en Cantabria, menhires con representaciones antropomórficas, en el Collado de Sejos. Ya en época histórica, de los siglos VIII-IX, hay un restos de un castro, en Santa Eulalia; también, documentalmente, una referencia a su iglesia por donaciones al Monasterio de Piasca (año 995); del alto medievo, también San Mamés aparece citado, y los restos románicos de la de Lombraña, manifiestan la vivencia humana en esta alta zona. Del bajo medievo, y ya de la edad moderna, abundan las noticias y los restos arquitectónicos de la región –especialmente unida a Liébana-, dependiendo del Monasterio de Santa Eufemia de Cozuelos, o de Obispado de Palencia; pero, la Casa de la Vega –luego, Mendoza- impondrá pronto su dominio, que durará hasta que en el XIX -1822- se constituyan los Ayuntamientos. San Vicente de la Barquera es su partido judicial.

Reliquias de este pasado son sus templos y su rica arquitectura civil. Destaquemos de los primeros: la iglesia de San Sebastián, de los siglos XVI-XVII, pero con restos del estilo románico –espadaña, ábside, capiteles y pequeña ventana; de estilo gótico-tardío es la iglesia de Santa Eulalia, del XVI; y de esta época es Nuestra Señora de la Sierra, de Salceda; del XVII, San Mamés y San Cayetano; y del XVIII, los templos de Puente Pumar, Tresabuela y Uznayo –que también tiene un humilladero de esta época.

De la gran calidad de su patrimonio civil, especialmente del XVIII, destaquemos: las Casonas solariegas , llamadas de los Coroneles, de Puente Pumar (Casa de Puente, Casa Rectoral o de la Coronela –con hostelería y el reciente proyecto del Ecomuseo Saja-Nansa); Casa del Conde Rábago, en Lombraña; Casa del P. Rábago, en Tresabuela; la Casa de los Montes Caloca, con capilla, en San Mamés -aquí, también hay bloques interesantes de vivienda popular; y en Belmonte, aún se localiza un hórreo.

La actividad económica se desarrollaba en torno a la ganadería, sobre todo, de ganado vacuno –sin faltar, el caballar, el de cabras y el de ovejas; la agricultura era, más bien, un complemento familiar –aunque sus patatas tenían fama en todo su entorno. Fue, también, complemento su trabajo en la artesanía de la madera, en útiles de labranza y en objetos lúdico-festivos (las castañuelas y, sobre todo, el rabel). Estas actividades, en parte, aún se mantienen, pero el sector terciario se va imponiendo, y hay pueblos –como La Laguna- que viven ya del turismo. Los Embalses de la zona, aunque poco, proporcionan algún trabajo a los puerriegos, como se llaman sus gentes.

Datos del Ayuntamiento:
Telefono 942729009
Fax 942729009

mapa de Saja-Nansa

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 


AGENDA
Polaciones
Septiembre 2017
LMMiJVSD
28293031123
45678910
11121314151617
181920
21
222324
2526272829301
2345678

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar