En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Jueves 17/08/17 SANTORAL:Acacio, Alipio, Beatriz de Silva, Benedicta, Bonifacio, Carlomagno monje, Cecilia, Cipriano, Clara, Cuadrado, Donato, Ernán, Eutiquiano, Jacinto de Cracovia, Juliana, Mamés, Mirón, Máximo, Paulino, Reinalda, Rogato, Rústico, Siervo, Séptimo
El amor es la más noble flaqueza del espíritu. John Dryden.(1631-1700) poeta y dramaturgo británico

RIO AGÜERA

El río Agüera, con sólo 27 kms, principal en la cuenca a la que da nombre, es el menor de los ríos cántabros que van a su mar, y el más oriental; pero comparte su cuenca con Vizcaya, que se lleva cerca de un 40% de ella. Nace en Cantabria, pero en el límite entre las dos autonomías, entre Valle de Villaverde –como antes de ser Trucíos- (Cantabria) y Arcentales (País Vasco), en las estribaciones del Pico Burgüeño, en el monte Tejea.

Tras un primer recorrido por el municipio cántabro (isla siempre en litigio), se adentra unos cinco kilómetros en Vizcaya –donde, como Río Mayor, atraviesa Trucíos-, para volver a pasar a suelo cántabro, a la altura de Agüera –que le da nombre-, en el municipio de Guriezo (el Real Valle); desembocar, en su norte, en el Cantábrico, por la ría de Oriñón (entre el peñón de Cerredo -Castro Urdiales- y el de Candina –Liendo), y bajo la Autovía A-8.

Como la altura de su origen no es mucha –unos 600 ms., sus aguas bajan en calma, sin precipitaciones; aunque, aumenten por la incorporación de unos cuantos pequeños arroyos: Cabrerizas y Peñalar se incorporan pronto; el Remendón y el Adino se incorporan, por la izquierda, en Guriezo, a la altura de El Puente; en seguida, uno más pequeño, el de La Magdalena, y -antes de su desembocadura-, recibe, por la derecha, el arroyo de Rioseco.

El río Agüera empieza su recorrido atravesando el Valle de Villanueva, de sur a norte, en su extremo oriental, siguiéndole, por su derecha, la C-A 151, y bañando alguno de los pequeños pueblos de este municipio: Mollinedo, La Altura, , Laiseca, La Matanza –su capital-, o Palacio; varios puentes, algún azud; a veces encajonado y, más veces, con llanura de inundación; la vegetación de ribera está conservada, con zonas de bosque -pinos, o de eucaliptos-, huertas y praderío; en Matanza, en el centro del pueblo, hay un azud y, también, encajonamiento urbano; luego, pasa cinco kilómetros por Vizcaya, atravesando –en parte- el rico pueblo de Trucíos; esta zona alta, el río no va limpio, la población de su entorno vierte en él sus aguas residuales; después de un tramo sin población, pegado a la carretera, penetra otra vez en Cantabria.

El pueblo de Agüera, a pie de río, en el mismo límite, es el primero del largo valle y municipio de Guriezo (frente a él, en alto, el pequeño pueblo de Llanudo); sigue largo trecho sin población cercana, unido a la carretera, en curvas sinuosas; el valle se va ensanchando a su izquierda; a la derecha, su vegetación, en alto, es cerrada. Pronto, van apareciendo los numerosos barrios (con rico patrimonio popular) de Guriezo –algunos, en su misma orilla-, empezando por Trebuesto, en ambos lados del río (con su puente de medieval apariencia, y su gran iglesia de Santa Catalina en lo alto); de él parte una pista que va al pequeño y alto embalse de El Juncal (con central eléctrica -propiedad de Iberdrola). Llegando al barrio de El Puente –su capital-, la llanura se amplía, la población se multiplica, y utiliza el río más de lo conveniente para su necesaria limpieza (hay más de un azud en toda esta zona baja). Si en todo este río fueron famosos sus molinos y sus ferrerías, encontramos, enseguida, un ejemplar conservado, la famosa Ferrería de Yseca, junto al río, al lado de un palacio de sus dueños –el de Marroquín- y rodeado de un valioso bosque (en el barrio de La Magdalena); cercano, en lo alto –y rodeado de otro bosque de encinas-, el inmenso templo de San Vicente de la Maza (en Rioseco).

El tramo final, hasta su desembocadura -cada vez con más población-, presenta un mayor deterioro; la empresa Vitronor (que ocupa una gran zona de la amplia llanura), también contribuye a ello; la ría de Oriñon, con sus arenales, está próxima, y la marisma empieza, pero la vida no se propicia en ella. No queda ya, en este río, de momento, lugar apto para la pesca. El gran complejo de la autovía deterioró mucho la ría y es lenta –y, más, si no se la favorece- su recuperación.

Ir a rios

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 


AGENDA
Cantabria
Agosto 2017
LMMiJVSD
31123456
78910111213
141516
17
181920
21222324252627
28293031123
45678910

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar