En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies +
Miércoles 22/02/17 SANTORAL:Abilio, Aristión, Eugenio, La cátedra de San Pedro, Macario, Margarita de Cortona, Papías, Pascasio, Rainiero
Tributa tu admiración a las montañas, pero quédate en el llano; pondera el mar, pero mantente en la ribera. John Florio.(c.1553-1625); escritor y filólogo inglés

RIO MIERA

El río Miera es uno de los más importantes de Cantabria; y a pesar de tener un curso corto –solo recorre 41 kms- configura un valle tan diverso como pintoresco, atravesando pueblos de gran personalidad (San Roque de Río Miera, Miera, Liérganes, La Cavada, Solares, Villaverde de Pontones, Cubas); define paisajes muy dispares (peñascales, collados, plácidos meandros, ría y un amplio estuario); y no sólo le ha configurado la diversidad geológica que atraviesa, también la influencia humana, utilizando y modificando su entorno, ha contribuido a consolidar sus características.

Nace en las brañas del Pico del Fraile, en el Portillo de Lunada, a más de 1230 metros de altitud (entre Soba y San Roque del Río Miera); y pronto, todo su valle, separará dos importantes territorios históricos, Trasmiera -que llega hasta el Asón- y Las Asturias de Santillana -que abarca hasta el Principado asturiano. Desemboca, a través de la Ría de Cubas (que separa los municipios de Medio Cudeyo y Marina de Cudeyo), en la Bahía Santander. Recoge aguas de la zona norte del CastroValnera, y de sus vaguadas laterales; y, en su tramo medio, le afluyen cauces de aguas subterráneas; tiene además, varios, pero cortos afluentes (Carcabal Aguanaz, Ánaz, Revilla y Pontones) En su variado recorrido, conviene distinguir, al menos, tres tramos: alto, medio y bajo.

Su parte alta, su cabecera, es la de un valle glaciar; sus aguas descienden encajonadas entre agrestes laderas calizas; tras pasar por San Roque de Río Miera, sus aguas avanzan entre vigorosos relieves hacia el pueblo de Miera y -ya, en su tramo medio-, forman un estrecho valle encajonado, entre Mirones y Mortesante, pasando por Angustina y Rucabada; pero, desde aquí, llegando a Liérganes, el valle se abre y ensancha; sus aguas, que arrastran guijarros, discurren formando tranquilos y profundos meandros, a veces, muy pedregosos; desde estos lugares –incluyendo su paso por La Cavada y por Solares- el río, en su tramo bajo y final, se ensancha aun más, recorriendo los llanos costeros y, tras suaves colinas, avanza por llanuras formadas por sus aluviones, hasta que, en Villaverde de Pontones, se amplía con el Aguanaz, y entra, pronto, en la Ría de Cubas, para salir, formando un estuario, en la bahía santanderina.

En su primer recorrido, torrencial, ejerce una importante erosión en las fuertes pendientes del valle, con grandes crecidas y caídas, ya que la escasa vegetación no posibilita que se retenga el agua, pues sus bosques se perdieron, en gran parte, para conseguir carbón vegetal (que en tiempos pasados utilizaba la industria), o para conseguir praderías que sirvan al ganado. Pero, aunque poca, aun queda, en los altos y en el valle, variedad de vegetación: en las cimas, hay hayedos; en alturas intermedias, hay robledales -más abajo, avellanos, castaños y álamos; y en la ribera más baja, frenos, saúcos, hiedra y la hierba común que forma las praderas.

Ha sido -y es- un río de gran valía para las gentes que viven en su cuenca; aunque, a veces, con su mal uso, han disminuido este valor: aceleran la erosión de su valle, o contaminan sus aguas y su atmósfera. Le han utilizado como fuerza motriz, especialmente, para mover molinos harineros (y alguno queda como recuerdo) y en la industria (las Reales Fábricas de cañones de Liérganes y La Cavada, la usaron mucho). También, fue un río rico en pesca; hoy todavía, es truchero (algunos cotos son muy frecuentados, como el de Mirones); pero, los salmones se han perdido, pues la Presa de Liérganes, con su artificial cascada, les impide subir a desovar. Y de lo que no cabe duda, es de la belleza que produce su variada cuenca y la de los pueblos que han surgido en su entorno, con los puentes antiguos que, aun, lo atraviesan; hace años que el turismo lo ha descubierto y, cada vez, se contempla y se disfruta más su rica vega.

Ir a rios

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 


AGENDA
Cantabria
Febrero 2017
LMMiJVSD
303112345
6789101112
13141516171819
2021
22
23242526
272812345
6789101112

© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar