Domingo 31/08/14 SANTORAL:Abundio, Adolfo, Agnofleda, Amnia, Arnolfo, Arístides, Cesidio, Domingo del Val, Honorato, Leonardo, Lupo, Marciano, Optato, Osorio, Paulino, Quemburga, Ramón Nonato, Rufina, Teódoto
Es curioso ver como a medida que las libertades teóricas aumentan, las libertades prácticas disminuyen. Luis Antonio de Villena.nacido en 1951, poeta español

RIO SAJA

Nace al norte de Cabuérniga, en los altos Puertos de Sejos, en la vertiente de la Sierra del Cordel, a 1.700 ms de altitud, de dos pequeños torrentes (el Corba y el Diablo), que se unirán pronto, encajonándose en una estrecha cuenca; a veces (desde el puente del Pozo del Amo, donde se incorpora el río Infierno, en el Puerto de Palombera), descendiendo en impetuosas cascadas, entre masas forestales de hayas, robles, fresnos, olmos, o abedules, en plena Reserva Nacional del Saja-Besaya.

Atraviesa la carretera que va a Reinosa, y pronto divide en dos el pueblo que lleva su nombre, Saja (con su hayedo); su caudal, ya crecido, se enriquece, en seguida, con pequeños afluentes, cuyo ensanche ya se nota a su paso por el pequeño pueblo de El Tojo; enseguida desemboca en él su largo afluente el Argoza (que nace de la unión de dos pequeños ríos: el Hormigas y el de Las Fuentes), que procede de los Montes de Bárcena Mayor, antiguo y bello núcleo rural que le atraviesa (típicos y bellos son, también, los pueblos de toda Cabuérniga, con sus Casonas de piedra y madera) -a él se llega, por el camino a Correpoco –Ayuntamiento de Los Tojos. Al llegar a Fresneda, su cuenca se irá ensanchando en el amplio valle de Cabuérniga, y pronto, pasará por el típico pueblo de Renedo, entre bajos montes y praderías; atravesará el valle, cada vez más amplio, en un discurrir tranquilo, recorriendo fértiles praderas (en llanuras aluviales) y plácidos pueblos -la autóctona vaca tudanca aun se ve por el valle). Pasando por Selores y Terán (con su castañeda), en Valle (capital del municipio) se deja a la izquierda la comunicación con el Nansa (a través de Carmona); a la derecha, en seguida, queda Sopeña (donde nació Manuel Llano, que tanto cantó a estas tierras).

En esta zona media de su cuenca, le limita, por el este, la Sierra del Escudo, y de ella recibe los ríos Viaña y Bayones; no lejos, se ha dejado a Ruente (con su largo puente en su manantial de la Fuentona ); sigue su curso, pasando por Barcenillas (rico, bello y restaurado pueblo, de indianos y jándalos, -donde se le une el río de su nombre), y dejando a la derecha la carretera que sube a Ucieda y a sus bosques, sigue hacia el puente de Santa Lucía –del antiguo ya queda poco-, donde la carretera, que baja paralela, se divide en dos: hacia Cabezón de la Sal y hacia Mazcuerras (el Saja pasa entre ambos pueblos -ahora ya, cada vez más contaminado, aunque todavía tenga un coto truchero, después de pasar Casar de Periedo); la Ruta de los Foramontanos, seguia, a la inversa, este camino. Pasa por Caranceja, Reocín (más contaminación), Quijas (con sus bellas Casonas), y llega a Puente San Miguel (con su vieja y famosa Casa de Juntas). A su paso por Torrelavega, se le unirá el Besaya, antes de desembocar, por en la Ría de San Martín de la Arena o de Suances, en el Cantábrico.

En su final, es un río que atraviesa laderas de malezas y zonas muy pobladas y con polígonos industriales, que le degradan, contaminan y dificultan la recuperación que se intenta conseguir. Con todo, da vida y riqueza a esta bella comarca; usan, todavía, su pesca, sus aguas (personas, plantas y animales las necesitan), y la energía que ellas produces (molinos ya casi no quedan, pero si existen embalses y presas para uso industrial), y es imprescindible para la región.

Ir a rios

BUSCADOR

Busqueda por características

¿Donde está?

 



© Copyright 2006. Derechos reservados. Contactar